Este cartel sobre clases de Twerk en Vigo desata la polémica

 1285
Por Q septiembre 24, 2020  más artículos

 

Una profesora de Twerk, @espi.twerk en Instagram, denuncia la caza de brujas de la que está siendo víctima por hacer su trabajo. A continuación, se puede leer el comunicado que ha publicado en las redes sociales para pedir apoyo y difusión. 

Esta noticia bien da para toda una reflexión sobre el sexismo, sobre el machismo y el patriarcado y su industria del sexo. Pero, también invita a reflexionar sobre dónde está el límite de nuestras reivindicaciones y a quién perjudicamos con ello. 

Y antes de seguir avanzando en la reflexión, os enseño el cartel de la discordia. 

 

En este caso, como comentaba arriba, la perjudicada es una profesora, Ester Orgando, que imparte clases de "Twerk" o "twerking", lo que conocemos popularmente como "perreo", pero que es mucho más que eso. El Twerk es un tipo de danza urbana con un fuerte contenido cultural y raíces africanas. 

Desde una mirada feminista, la pregunta es en qué medida esta exhibición corporal femenina no perpetúa, en realidad, un patrón machista y patriarcal que hoy se busca derribar. Y aquí llega el gran dilema...

Acaso, ¿la revolución sexual no es justo eso? ¿Ser dueñas de nuestra propia sexualidad? ¿Dónde está el problema? ¿Quién sexualiza a quién? ¿Por qué una foto así provoca tal revuelo sin informarse más sobre el caso en cuestión?  

Entre las ventajas de su práctica habitual están: menstruaciones menos dolorosas (porque los movimientos de este baile relajan el útero), mejora en las relaciones íntimas e, incluso, en los orgasmos (porque se conoce mejor la musculatura pélvica), alivio en los dolores lumbares y mejora de la postura, fortalecimiento de los músculos del suelo pélvico... Además, dicen que muchas mujeres ahora bailarinas que tenían complejos sobre sus glúteos ahora los celebran en vez de esconderlos, por lo que hablaríamos también de un beneficio para la autoestima y el Amor propio

Esta polémica ha llegado hasta mí a través de varias de las alumnas de Ester que piden justicia para ella y que les permitan hacer lo que les gusta. Porque se sienten bien haciéndolo, porque le resulta empoderante. Porque sí, el twerking puede ser y es empoderante

Para la socióloga y coreógrafa estadounidense Kim Jordan, "trabajar las zonas donde se desarrolla la sexualidad del ser humano las libera y las convierte en una zona normalizada, en un espacio de autoconocimiento, diversión, diálogo y salud. Aprender a gestionar, controlar y sentirnos bien con nuestros cuerpos nos puede liberar. No hace falta que sea el gran símbolo de la liberación femenina, ni el único, pero seguirá siendo revolucionario para las mujeres".

Aunque algunas no lo vean... Y aquí os dejo el comentario en redes de la discordia. 

 

"Cuando un país practica una forma de danza con la que no tiene una relación de origen, en vez de honrar su patrimonio, muchas veces terminan comercializándolo y convirtiéndolo en otro vehículo del patriarcado y su poderosa industria del sexo. Esto se ve en los vídeos virales de twerk donde solo muestran mujeres jóvenes con cuerpos estereotipados, sin celulitis, en ropa interior moviéndose al ritmo de canciones despectivas y violentas. Estos vídeos no son una representación correcta de esta cultura de danza, ya que estas danzas nacen en la calle, desde un lugar de resistencia y placer, retomando espacios públicos en comunidad y con diversidad de cuerpos, edades, procedencia e identidad sexual", aclara Kim Jordan.

"Hoy en día la sexualidad femenina es aún un gran negocio con antiguos intereses de todo tipo enraizados en él. La cosificación por la mirada del otro (y la violencia hacia nuestros cuerpos) sigue siendo más habitual que percibir a las mujeres como dueñas de su propia sexualidad, por eso nos resulta tan complicado desmontar este discurso.

"Este tipo de expresión y movimiento nos permite ejercitar nuestra autonomía sexual, física y emocional".

¿Qué opináis? ¿Creéis que Ester se merece esta caza de brujas? ¿Que amenazar a la Asociación con quitarles la subvención es la mejor vía? 

En palabras de Kim Jordan: 'To twerk is not a crime', porque tener el control sobre nuestros cuerpos y nuestra sexualidad no es un crimen: es una revolución.

 

 

Foto de portada: