Dona su leche materna después de morir su bebé al nacer

 1102
Por Editorial noviembre 28, 2019  más artículos

 

Sierra Strangfeld, una mujer de 25 años, perdió a su bebé debido a un trastorno genético a las pocas horas de nacer y, pese al gran dolor que representó esta pérdida, decidió rendirle un homenaje y donar más de 15 litros de leche materna a bebés que la necesitaran.

Sierra estaba embarazada de su segundo bebé cuando se propuso que en esta ocasión haría todo lo posible por amamantarlo de forma exitosa. A través de una emotiva publicación en su cuenta de Facebook, la madre cuenta que la idea de volver a amamantar la emocionaba mucho. Sin embargo, cuando se encontraba a la mitad de su embarazo descubrieron que Samuel, el bebé que estaba esperando, tenía una anomalía congénita llamada trisomía 18, que consiste en un trastorno genético en el cual una persona tiene una tercera copia del material del cromosoma 18, en lugar de las dos copias normales.

"Cuando supimos el diagnóstico de Samuel, supe que amamantarlo no sucedería. Otra esperanza que fue arrebatada de mí", cuenta en su publicación, que se volvió viral y se ha llenado con miles de comentarios de apoyo, empatía y admiración para ella.

La opción más práctica pero muy arriesgada fue realizar una cesárea de emergencia y tratar se salvar la vida del bebé, sin tener éxito. Fue así que, a modo de sanación personal, decidió donar su leche a bancos de leche materna que ayudan a bebés sin alimento materno. Durante más de dos meses del nacimiento y posterior muerte de su hijo, Sierra bombeó su leche.

 

"Antes de que Samuel falleciera, me dije a mí misma que me extraería mi leche materna para donarla. Después de todo, mi hija Porter recibió leche donada durante más de su primer año de vida. No pude salvar la vida de Samuel, pero podría salvar la de otro bebé.

Extraerse leche no es para los débiles. Es duro. Mental y físicamente. Y lo es aún más cuando no tienes un bebé.

Había momentos en los que me sentía enojada porque, ¿por qué mi leche tenía que llegar cuando no tenía ningún bebé qué alimentar? ¿por qué me despierto en mitad de la noche para hacer esto? Otra parte de mí sentía que era la única cosa que me conectaba con Samuel aquí en la Tierra. ¡Espero que él esté orgulloso de mí!

Me extraje leche durante 63 días después de su nacimiento. No tengo una producción grande, pero lo hice.

Y hoy, en la que habría sido su fecha de parto, doné mi leche a los bancos de leche materna de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales por primera y última vez. Caminar por los pasillos del hospital fue simplemente otro paso en mi proceso de curación. Y sé (porque lo sentí) que Samuel estaba ahí conmigo."

Sierra compartió su historia en las redes sociales para crear mayor conciencia acerca de la trisomía 18, la condición que padecía Samuel y que le inspiró a fundar "Smiling for Samuel" (Sonriendo por Samuel), una organización sin ánimo de lucro que ayuda a dar a conocer información sobre esta anomalía genética.

Sin duda, el acto de donar su leche tras perder a su hijo es uno lleno de amor y generosidad, que nos recuerda la capacidad de una madre para continuar dando, a pesar de haber pasado por una dolorosa y dura pérdida.