La actriz María Hervás se sincera sobre la presión de ser mujer

 1404
Por Editorial julio 28, 2018  más artículos

 

María Hervás ha explotado a través de su cuenta de Instagram y nos ha regalado esta publicación tan maravillosa

 

La conocimos en series como Los Serrano, La pecera de Eva, Gym Toni o, en la más reciente, Paquita Salas. No acostumbra a quedarse callada y esperar que la vida decida por ella. María ha participado en varias obras de teatro entre las que destaca "Iphigenia en Vallecas", que le ha servido, además, para ganar el premio a mejor actriz protagonista en esta disciplina.  

También ha trabajado en algunos cortometrajes como "Exhalación" o "Yo también", pero volvamos al tema que nos ocupa hoy... Esta gran mujer de armas tomar nos tiene acostumbradas a quienes la seguimos en redes a verla opinar sobre temas sociales importantes en los que otros actores prefieren no meterse. Esta vez, no iba a ser para menos.  

 

 

«Por mi oficio, estoy sometida a un juicio constante. A una revisión milimétrica de mi comportimento, mi sociabilidad, mi simpatía, mi cuerpo, el blanco de mis dientes, mi piel, lo fotogénica o no que es mi cara, el brillo de mi pelo, la sexualidad o la dulzura que emano, la resistencia que puedo llegar a tener en un proyecto, mi capacidad de adaptación, mi sentido del humor, mi educación... Ah sí! Y a veces también de mi talento.

Esto en el curro.

Luego están las redes, en las que tod@ hij@ de vecino opina sobre ti como quien está en la peluquería hojeando revista tras revista, consumiendo imágenes y destruyéndolas como deporte nacional, olvidándose a menudo de que esos retratos corresponden a identidades reales, corazones que laten, organismos que respiran, seres humanos.
Y por último tenemos al primero: EL AMOR. El amor en todas sus formas: familia, amistad, pareja...
El amor es una decisión. Fundamentalmente UNA, inicial, fundadora.
En el amor no deberíamos estar validando nuestro lugar a cada instante. En el amor, te eligen o no te eligen, pero jamás puede convertirse en un casting constante.

Como actriz, tan acostumbrada al ejercicio permanente de “gustar”, a director@s de casting, productor@s, director@s, compañer@s, espectador@s, followers y hasta a la frutera de mi calle... necesito un refugio, un hogar llamado amor en el que no tener que seducir a nadie, ni competir con nadie. 
Simplemente SER. Ser yo misma.
Con mi verdad. 
Sin miedo a perder, al rechazo, al abandono. 
Sin miedo a no ser elegida.
Lo necesito como actriz y por supuesto como persona. Pero este trabajo hace que esa necesidad sea de carácter obligatorio para experimentar lo que significa respirar tranquilamente, con facilidad. 

Esto me han ayudado a entenderlo bien dos mujeres que son espectáculo: @silvinamagari que ayer dijo la genialidad “deberíamos acostumbrarnos a vivir en el comfort de la verdad”, y mi prima @violetasvonberlin que dijo “cuando alguien te ama de verdad te elige una y otra vez, de manera natural, a ti y solo a ti”.

P.D.: y ahora si queréis despellejad la fotito, mis queridas hienas hambrientas»

 

Tomemos nota, que la seguridad de sentarnos tras una pantalla a escribir no signifique hacer más daño a lxs demás. Pensemos que a quienes les escribimos no dejan de ser personas con sentimientos. No perdamos los nuestros. Hagamos del mundo un sitio más lleno de amor.

 

 

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: María Hervás