Cuando el óvulo dijo ‘Hasta aquí: ¡Mi cuerpo, mis reglas!’

 2650
Por Q mayo 30, 2018  más artículos

 

Durante mucho tiempo se ha creído que el espermatozoide el que fecunda al óvulo, pero eso ya es agua pasada pues, un estudio realizado en Estados Unidos descubrió todo lo contrario, es el óvulo el que acepta o rechaza el espermatozoide en cuestión. 

Los óvulos, como las mujeres, no están ahí plantados sin hacer nada esperando a que llegue el espermatozoide "azul" a rendirles pleitesía y, en ese mismo instante, caer rendidas a sus pies... (o cola, según hablemos...). El óvulo no es una célula pasiva y tiene sus inquietudes y deseos. ¿Qué os creíais? 

Al igual que nos han repetido hasta la saciedad qué papel ocupamos las mujeres en la sociedad, el patriarcado, tan sabio y astuto, también incidía en la forma de actuar de nuestros amigos los óvulos. Pero, nanai, se te acabó el chollo de todas todas. Los resultados obtenidos de la investigación realizada por el científico Joe Nadeau, a través del Instituto de Investigación Pacific Northwest, demuestra que es el óvulo quien actúa como reclutador y acepta o rechaza, según sus propios intereses, a los espermatozoides, sometiéndolos a un exhaustivo examen de nivel para decidir eliminar del juego a aquellos que tengan genes inferiores o inadecuados, pues el principal objetivo del caprichoso óvulo no es otro que el resultado favorable de la fecundación. 

Los óvulos no son dóciles y sumisos como nos han hecho creer durante el proceso de reproducción sino, todo lo contrario, son ellos los auténticos protagonistas, hasta el punto de que son ellos los que deciden evitar o preferir a unos u otros pretendientes. 

Joe Nadeau denominó a la típica imagen rancia que todos hemos visto, al menos una vez, en el libro de biología, como «fertilización genéticamente tendenciosa».

 

El Imperial College de Londres también llevó a cabo un estudio y con él logró destacar que el óvulo posee una cubierta externa, misma que se conforma por moléculas de azúcar, las cuales ayudan a que el espermatozoide se adhiera. Se piensa que esta nueva información podría ayudar a las parejas que buscan embarazarse sin lograr tener éxito.

Está claro que todavía hay mucho por descubrir, sobre todo, porque sabemos que el cuerpo humano guarda un sinfín de secretos y misterios, pero las investigaciones científicas continúan haciendo lo suyo para descubrir más sobre el tema y favorecer a todas las mujeres que desean concebir y, sobre todo, que no somos NI SUMISAS NI DÓCILES. ¡Queda demostrado con nuestros óvulos!

 

Estamos a tiempo de cambiar la famosa

"Yo soy tu padre"

por la mucho más esclarecedora 

"Yo soy tu óvulo"

 

 

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Fuente: porquenosemeocurrio.net
              genial.guru.net
Foto de portada: pinterest