Serás una buena madre, o si no...

 10869
Por Q abril 6, 2018  más artículos

 

El club de las buenas madres de este maravilloso país parece atacar a una entre sus filas. La señora en cuestión, la reina doña Letizia. Su pecado, pues ese, ser mujer y madre y, encima, guapa, talentosa y perfeccionista. "Ya está todo hecho. Vamos a hundirla", aclamó el club al completo cuando vio oportunidad tan "salá". 

Que estamos llegando a absurdos inimaginables conducidxs por el odio y la envidia, ya creo que todxs lo tenemos claro. Cuando vi las imágenes que se hicieron virales, me posicioné al momento del lado de la madre, no porque tenga fijación por una u otra, la monarquía no va conmigo, sino por el tan alabado sentido común. En estos días que el fervor popular se ha cebado con otra mujer, Dulceida, al ver lo curioso de que toda la sociedad andamos criticando mujeres (Cifuentes, Dulceida, Letizia...), solo puedes quedarte con cara de loca al no entender nada. De esas tres, podemos repasar muy rápidamente sus pecados cometidos.

La primera, una sinvergüenza con todas las letras, pero no por su género, sino por su posición en la cumbre del poder, y a la que no voy a dedicar más palabras porque ya está ella para ocupar las televisiones diciendo que no hay pruebas y todxs en nuestras casas para llevarnos las manos a la cabeza. Bueno, lo último, si lleva a cabo su planteamiento de disolver la Cámara, convocar elecciones y presentarse de nuevo, como vivimos en este país al revés, todavía las gana...

La segunda, pobre de ella la que le ha caído por su inconsciencia, una que a cualquiera podría pasarnos por puro desconocimiento. Sí, así es, ahora no vamos a ir todxs de buenos samaritanos y de conocedores del mundo que nos estamos cargando. La susodicha se va de viaje con su mujer a África y allí pues se dedica a hacer lo mismo que aquí, ser ella para quien le guste y para quien no. Yo me pongo en su situación, ella tampoco es que vaya mucho conmigo, pero pienso, porque a veces pensar ayuda... ¿Tan grave es lo que ha hecho para todo lo que se ha vertido sobre ella en las redes? NO. La negación rotunda llega en cuanto te paras a pensar que fueras tú a la que estuvieran linchando porque te vas de viaje a un país tercermundista y te comportas como lo que eres, una primermundista. Pero, claro, ahí ya hay salseo para ponerla a caldo. 

De todo he podido leer. Menos mal que hay gente coherente que no odia porque sí a todo el mundo y también han salido lxs que la han apoyado. Me resultó curiosa una crítica que le hicieron a la influencer, en la que se desprendía que Dulceida era un reflejo de la sociedad que no lee, pero se hace fotos con libros, que no sabe, pero opina de más, que se hace selfies, pero no admira el paisaje, etc. y una sucesión de ideas que me gustaron y que me hicieron ver la realidad. ¡Dulceida somxs Todxs!

Ante este pasmo de verdad dolorosa, me dije, bueno, yo sí leo y no me hago selfies y admiro el paisaje. Esto me hizo respirar y pensar en todas y todos los que, afortunadamente, no somos como la pobre a la que le ha tocado ser el foco de la crítica y que todxs lxs que han ido prestos a juzgarla por ello. ¡Hay esperanza!

Por último, y no menos en el candelero del odio, la reina, una mujer que, además, es madre, y de dos de las criaturas más focalizadas de todo el país. La monarquía solo es un atraso más de esta España de charanga y pandereta, a la que dirigimos parte de nuestros impuestos para mantenerlos a todos, pero que el foco de todo un país se ponga en criticar por criticar a las mujeres y no vea que, mientras tanto, nos la están metiendo con el Pacto de Estado contra la violencia de género es el colmo del absurdo. Vamos a hacer trending topic de las gafas de Dulceida y del manotazo de Letizia a la super reina emérita, que así no le prestamos atención a aburridas noticias como esta: "este martes, el ministro Montoro desveló el contenido de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018, y una de las mayores sorpresas ha sido que el Gobierno no ha incluido en ellos los 200 millones de euros que debían financiar este año la lucha contra la violencia machista" (elpublico.es) 

Bueno, a lo que iba con el titular, a Letizia, a la que se le puede criticar por formar parte de una pantomima que pagamos entre todxs, se le acusa, no de eso, sino de ser una desconsiderada, una floja y una mala madre por no dejar que su suegra se haga una foto con sus hijas. Da igual las razones que tenga la madre, da igual que las niñas sean menores y ya se tengan que dejar ver más de la cuenta en actos públicos de los que ya tienen fijado por obligación de ser quienes son. Da igual todo porque si la "adorable abuelita" quiere saltarse las normas de la madre de esas niñas, la "cabrona" es ella, sí, sí, la madre. Hasta da igual que se vea claramente que a Leonor no le hace ni "p" gracia que su abuela la coja por el hombro...

Y yo, ahora, que no soy madre ni monárquica, me pregunto por qué esta misoginia tan acérrima y esas ganas de criticar la paja en el ojo ajeno. Me gustaría yo ver a las madres de esta España que se hayan atrevido a criticarla teniendo una bronca con la suegra...

Yo no sé, pero vamos de mal en peor, haciéndonos eco de la mierda superficial que solo nos roza, y dejando en el fondo la pesada mierda que nos está ahogando.

Como no dejemos de alimentar al hambriento patriarcado a base de ataque a las mujeres (no solo son estas, podría haber hecho un artículo kilométrico y no acabo), todo lo logrado gracias al gran 8M se irá por el retrete al que deberíamos deshechar otras muchas cosas.

 

 

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: telva.com