La historia de dos señoras que se empotraron hace mucho

 3289
Por FEM abril 7, 2018  más artículos

 

"La historia de dos señoras que se empotraron hace mucho y luego no se sabía si eran lesbianas" 

 

Que la historia no ha tenido en cuenta a las mujeres desde sus comienzos y que el papel de ella no era otro que el de ser el complemento de su padre o su marido es algo que ya sabemos aunque nos duela. Si a esta premisa le sumas, como si fuera una receta, la pasión de la malagueña Cristina Domenech por la historia centrándose en la época victoriana y, más en concreto, en las mujeres, nos encontramos con la maravilla que ha creado a través de su cuenta de Twitter con el hashtag #SeñorasQueSeEmpotraronHaceMucho.

 

Si mezclas sexualidad con historia y con mujer es muy difícil encontrar material al respecto, hecho que por desgracia ya no nos sorprende... El valor añadido de Cristina es que ha conseguido hablar de todo esto a través de la plataforma Twitter dándole un toque de humor que hace que quieras saber más y más y más. En el primer hilo (puedes leer todos los demás en su twitter), Domenech cuenta el surrealista juicio de las profesoras Marianne Woods y Jane Pirie contra Helen Cumming.

¿Que de qué se trata? Aquí te dejamos la primera historia de las varias que está subiendo Domenech para que la disfrutes.

"Bueno, amijos, como lo prometido es deuda, pues hoy os voy a contar la historia de las dos señoras que se empotraron y luego no se sabía si eran lesbianas porque se regalaron una biblia. Hilo:

Edimburgo, 1811. Una Señora de Bien envía a su nieta (hija ilegítima de su hijo y una mujer que conoció en la India) a un internado para Señoritas de Bien dirigido por dos Señoritas de Bien, Miss Pirie y Miss Woods. Todo correcto. Como el siglo XIX es la época de comerle la cara a tus amigas y no pasa nada porque las mujeres de clase media-alta y alta son todas asexuales y puras () lo normal era que las niñas compartieran cama y las profesoras igual.

Lo que no es normal es que a esta Señora de Bien su nieta le dijera un día que las dos directoras por la noche "movían la cama mientras respiraban muy fuerte". También las había oído hablar cuando pasaban esas cosas. Como una vez que la señorita Woods le dijo a la señorita Pirie: “Creo que te he dejado lista para dormir”. O como otra vez que oyó lo siguiente: “Estás en el sitio equivocado.” “Lo sé.” “¿Y entonces por qué lo haces?” “Por diversión”.

La Señora de Bien se escandaliza y se lo cuenta a las madres de otras alumnas y otra alumna confirma las sospechas diciendo que ha visto a la señorita Pirie “montar” [SIC] a la señorita Woods por las noches mientras sacudían la cama. Total, que al final se monta un pollo enorme y retiran a todas las niñas del internado. Y Woods y Pirie, que se ve que les iba la jarana, denuncian a la Señora de Bien por calumnia. Para quien no esté familiarizado con el siglo XIX y sus entretelas, dejadme que os diga que este juicio, sólo en concepto, ya huele a que esto va a salir por cualquier lado, porque partimos de la creencia de que las mujeres de bien no tienen deseo sexual. Entonces aquí podemos admitir que había dos señoritas de bien practicando sexo lésbico anal o podemos admitir que estas niñas mienten y que conocían el concepto del sexo lésbico anal. PASE LO QUE PASE, LOS VICTORIANOS HAVE PLAYED THEMSELVES.

El otro lío es que el sexo lésbico anal no estaba bien visto, ¿pero sabéis lo que estaba bien visto? Querer a una amiga pasional, profunda y posesivamente. Eso estaba considerado como algo que ennoblecía y ensalzaba a la mujer. Así que en este juicio por un lado tenemos a los abogados de la Señora de Bien, intentando probar que el lesbianismo es una cosa que EXISTE (porque como ya hemos dicho, se consideraba que las mujeres de bien eran asexuales, así que el lesbianismo como concepto no podía existir). Y por otro tenemos a los abogados de Woods y Pirie intentando demostrar que ellas nunca se empotrarían porque SE AMABAN CON LOCURA. Y como SE AMABAN CON LOCURA, ¡eso significa que no se podían empotrar!

Así que las pruebas para demostrar que estas dos no se acostaban eran cosas como cartas de amor que se habían escrito. “Siempre la he amado como a mi propia alma”, “La he amado más de ocho años con cariño sincero y ardiente”, etc. MAGNÍFICO. Una de las pruebas presentadas fue una biblia que Pirie le había regalado a Woods con una dedicatoria escrita a mano dentro que ya quisieran muchas bolleras haberle escrito alguna vez a sus mozas. Level up, my friends. El jurado pues, puf, entregadísimo. Un señor se quejó muchísimo de que los abogados de la Señora de Bien hubiesen intentado convencerle de que dos mujeres que se amaban y se metían en la cama juntas fueran culpables practicar sexo. “Si estas dos mujeres son culpables de algo, ¿dónde hay una mujer inocente en toda Escocia? Si sus señorías la conocen, yo desde luego no.” Eso dijo un señor, para mi regocijo. “Creo que estas damas son culpables de lo que se las acusa tanto como lo creo de mi propia esposa.” Eso dijo otro, para mi MÁS REGOCIJO.

Al final las declararon inocentes (para mi infinito recogijo) y la Señora de Bien tuvo que pagarles una indemnización por haber dicho que tuvieron sexo lésbico anal después de hartarse de tener sexo lésbico anal. Por cierto, la transcripción del juicio se puede comprar en formato libro a día de hoy, pero es muy difícil de encontrar y carísima. Además hicieron una obra de teatro sobre el caso después que es relativamente parecida a la realidad. Relativamente. Y LUEGO DE LA OBRA DE TEATRO HICIERON UNA PELÍCULA DE AUDREY HEPBURN Y SHIRLEY MACLAINE. Pero no tiene nada que ver con nada, sólo una es lesbiana, el juicio lo pierden, hay suicidios... Vamos, que esto es estrictamente anecdótico, de histórica la película no tiene nada. Y colorín colorado, este hilo se ha acabado. Otro día os cuento la historia de las señoras a las que el rey Jorge III les puso una pensión vitalicia por ser bolleras.

Me han pedido que le ponga a esto una etiqueta para estar localizable y que se la ponga a otros hilos de bolleras históricas que haga en el futuro. Así que aquí tenéis el tag para lesbianas históricas: ".

Los seguidores se le empiezan a amontonar a la autora de tan geniales creaciones en la red del pajarito y nosotras solo pedimos ¡Que no se acaben nunca!

 

Antes de irte, recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: @HedaCoco