El autor del poema de Got Talent que está arrasando

 2320
Por Q marzo 25, 2018  más artículos
 
Se llama César Brandon NDJocu Davies y dejó boquiabierto a todo el plató de Got Talent de Telecinco la noche del miércoles pasado, el día Internacional de la Poesía. Bajo un manto de estrellas, todos los allí presentes se emocionaron ante la belleza creadora de este joven poeta guineano de 24 años
 
 
 
Semanas atrás había asistido a las audiciones del programa y fue increíble la respuesta del público. A los diez minutos de la emisión del programa, sus poemas se agotaron en Amazon.
 
Su éxito ha sido tal que una de las editoriales más importantes del país, Espasa, le ha editado y publicado su libro por sorpresa. Las almas de Brandon, un recopilatorio de poemas, cuentos e historias cortas con contenido muy variado en los que están muy presentes la soledad, el amor, el dolor, el olvido, la felicidad, la vida o la muerte.
 
El concursante también conmovió a Risto Mejide, quien lo alabó entregándole además la primera copia de su libro, ya disponible en diferentes tiendas online a un precio de 12,25 euros. 
 

Una preciosa historia de cómo los sueños pueden hacerse realidad

 
Durante su vida en España, César ha estado viviendo cuatro años en Ceuta (la que define como su segunda casa) y en Granada, donde estudió educación social. Actualmente reside en Ciudad Real, donde cursa un máster en Investigación Educativa. Él mismo se define como un poeta desde los nueve años, cuando empezó a escribir sus primeros versos. Aquí te dejamos el vídeo para que lo escuches y veas la reacción del jurado y el público y el emocionante desenlace final.
 
 
 

 

POEMA CERO "0"


Y esa Nada, ha causado muchos llantos,
Y Nada fue instrumento de la Muerte,
Y Nada vino a ser muerte de tantos.
FRANCISCO DE QUEVEDO
 
Uno no quería contar con nadie,
y uno no entendía porque era impar, 
si antes de él había alguien, 
uno no quería contar con nadie, 
y uno sentía que después de él, 
estaba el infinito, 
y a uno, lo sempiterno le daba miedo, 
así que uno muerto de pavor
se fijó en cero, 
y cuando uno veía a cero, 
pensó que cero era el número más bonito, 
y aunque viniendo antes que él, era entero, 
uno pensó que en cero 
había encontrado el amor verdadero, 
que en cero había encontrado su par, 
así que decidió ser sincero con cero, 
y decirle que aunque era un cero a la izquierda, 
sería el cero que le daría 
valor y sentido a su vida, 
eso de ser el primero ya no le iba, 
así que le dio a cero una gran bienvenida, 
juntos eran pura alegría y se completaban, 
uno tenía cero tolerancia al alcohol,
pero con cero se podía tomar una cerveza cero, 
por su aniversario, aunque para eso, 
tuviesen que inventarse una fecha cero 
en el calendario. 

Cero era algo cerrado, 
y le costaba representar textos,
pero con uno hacia el perfecto código binario, 
eran los dígitos del barrio 
y procesaban el amor a diario, 
pero uno no sabe lo que tiene 
hasta que no lo tiene, 
así que uno perdió a cero 
y para cuando uno se dio cuenta, 
cero ya contaba de la mano con menos uno, 
que a pesar de ser algo negativo, 
le trataba como a una reina. 
Cero le gustaba que a menos uno 
fuera original, tener un hueco, 
y menos uno, un guión con el que podían jugar. 
Cero le gustaba que menos uno 
no fuese uno más, 
que menos uno no fuese ordinal, 
que fuese justamente competitivo 
y cuando jugasen al uno, 
menos uno no le dejase ganar cero, 
sentía que a diferencia de uno, 
menos uno si la trataba 
como un número de verdad, 
y menos uno no ponía peros 
ni pretendría darle valor a cero 
poniendo comas entre ellos. 

Menos uno no tenía complejos, 
y cuando hacían el amor, 
a menos uno le encantaba estar bajo cero, 
y uno volvía a quedarse solo, 
separado como una unidad. 
Sin cero, su vida se consumía como una vela, 
sin cero, el tiempo de él hacía mella, 
y uno empezó a contar sin cero, 
y se olvidó de los besos de cero, 
del sexo con cero, de los celos de cero, 
y no empezó a contar sin cero. 
Uno se olvidó de cero y le dijo adiós,
se olvidó de cero y tal vez hasta del amor, 
y empezó a contar, 
hacia lo que más miedo le daba, 
hasta el infinito, o tal vez, solo hasta dos.
 
 
 
 
Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!
 
Fuente: tuexperto.com
Foto de portada: