Si eres mujer y es rosa, te toca pagar más

 2473
Por FEM marzo 28, 2018  más artículos

 

Ya sabemos que, como consumidoras y consumidores tenemos una gran responsabilidad al escoger qué productos compramos. Pero, parece que a veces nos ven cara de tontas y nos quieren hacer pagar más por lo mismo. Hablaremos de la tasa rosa, ¿alguna vez has oído hablar de ella?

Pongámonos en situación para entender qué estamos pidiendo y no haya oportunidad de llamarnos “exageradas”, “locas”, "feminazis” o cualquiera de los insultos que tan a mano tenemos siempre… En el mundo laboral, el hecho de ser mujer hace que, automáticamente, tu salario sea inferior al de tus compañeros hombres, resultando de tan magnífico planteamiento una brecha salarial que se estima en 6.000€ menos al año en España.

Ahora, centrémonos en los productos que se venden. De forma rápida, podemos distinguirlos en productos unisex o productos para el hombre y productos para la mujer. Pues bien, estos últimos que suelen distinguirse por el uso del color rosa como reclamo de ventas y, como si ganar menos al trabajar no fuera suficiente, suelen tener un precio mayor que el resto. ¿Por qué pagamos más si no hay ninguna otra diferencia además del color? Absurdo, ¿verdad? Pues que alguien se lo explique a las multinacionales porque se creen que no nos hemos dado cuenta.

No contentos con esta “tasa rosa” como se le conoce popularmente a este precio más elevado, pues jurídicamente no es legal ni ético que se aplique, no se tienen en cuenta otros casos en los que los productos femeninos de primera necesidad son considerados como bienes de lujo.

  Idealo

A los productos que entran dentro de la categoría de “necesidad básica” se le aplica un porcentaje de IVA más reducido para que cualquier persona, independientemente del sueldo que tenga, pueda llegar a ellos sin mayor problema; en España es del 4%. Pues bien, parece que las personas que tenemos la regla, la menstruación o como quieras llamarla es por elección, pues los productos como las compresas o los tampones tienen el mismo tipo y porcentaje de IVA que el caviar, es decir, el 10%. No lo entiendo, ¿a nadie le importa? No es que nunca nadie haya escrito sobre el tema, ¿esto significa que nos da igual? ¿Que el problema es nuestro porque lo consentimos? ¿Que se aprovechan de cualquier resquicio que deja la ley y/o la sociedad para darnos a las mujeres siempre donde más creen que nos duele? Y, si cambiamos el juego y dejamos de comprar sus marcas, ¿se darán cuenta de que el poder no es suyo sino nuestro?

La próxima vez que vaya a hacer la compra iré preparada y en alerta y si, entre productos iguales pero diferenciados por sexo, hay un solo céntimo de diferencia, habrán perdido una clienta de por vida. ¿Te sumas a esta lucha?

El poder como consumidores se da porque somos muchxs.

Antes de irte, recuerda… ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Fuentes: ElDiario.Es
               ElPaís
               SinFiltros
Foto de portada: pinterest