Carta abierta a Jiménez Losantos

 6723
Por Q marzo 12, 2018  más artículos

 

A/A de don señorito Federico, 

 

Le vamos a hablar de usted, no por respeto, ni por su avanzada edad, sino por distancia. No nos gusta sentir cerca a personas poco deseables intelectualmente y humanamente.

Hay que ver lo que le gusta usted tocar las cosquillas a quien no debe. No por nada, no me malinterprete, solamente porque usted mismo se está chapando el chiringuito sin ser consciente de ello. Debería tomar nota del señor Rajoy, que ya ha aprendido la lección y se apunta al carro del feminismo. Hasta se va a plantear la brecha salarial. Yujúuu. Y viene usted hoy a hacer un escrito que, telita, telita, lo a gusto que se habrá quedado (y hasta orgulloso) de lo que ha soltado desde su pluma digital. 

Seguramente que, a estas alturas, ya le están pitando los oídos, y con toda la razón del mundo

 

Le vamos a explicar lo que ha hecho, por si cabe la duda de que no se haya dado cuenta, y rectifique y pida perdón, pues hasta después de leer el vómito lingüístico que ha dejado caer en el mundo.es a modo de bomba, podemos pensar que ha sido usted abducido por los demonios que le corroen el alma a diario y estamos a tiempo de hacerle un exorcismo y que despierte de una vez por todas de su letargo patriarcal y manido en el que vive usted solito.

Lo que ha hecho en su última publicación es, a nuestro modo de ver, jugar con algo tan grave como es el asesinato de un niño de 8 años, con toda la población volcada en el asunto y demostrando su rabia ante tal atrocidad, usando esta desgracia para sumarse un punto a su propia causa machuna. Y de ese modo, ha soltado perlas como las que aquí le recordamos: "Debe de haber un error en la detención por el presunto asesinato del pequeño Gabriel. La asesina no ha podido ser una mujer, y para colmo inmigrante, y además, de color. Imposible. El pasado día 8 las más conspicuas publicistas del sexismo feminista, y los periodistos feministos que cumplen condena de género, han repetido infinitas veces que la violencia es cosa del heteropatriarcado machista y criminal. Vamos, que son cosa de hombres y sólo de hombres todas las manifestaciones violentas, desde la guerra al asesinato antes llamado de violencia doméstica o de pareja."

Vaya telita, don Federico, a gustito se ha quedao, tan pacho y tan ancho. Vergüenza le debería de dar usar algo tan grave para atacar al Feminismo y ridiculizar el movimiento social (cada vez más implicado) que le está hundiendo su triste vida. Porque cabreado tiene usted que estar con todas nosotras para aprovecharse de esta desgracia, hacer humor de ello y ganar clickbait atentando contra la dignidad de todas las mujeres. Ni en un día de luto a nivel nacional, con los sentimientos a flor de piel, se puede usted estar quietecito. 

Por desgracia, un inocente niño de 8 años ha sido asesinado, estrangulado cruelmente y ha sido detenida la pareja del padre del menor. Pero, usted y otras pocas personas de su mismo talante, pero que hacen el mismo ruido que usted por redes sociales, utilizan este terrible asesinato para hacer demagogia barata, como arma de odio, como pretexto para incentivar el racismo porque es negra e, incluso, para hacer política o mearse en el Feminismo. Así, algunos periódicos digitales han usado este asesinato como arma política publicando burradas varias como esta.

 


Dais asco, mucho asco, un inmenso asco cada persona que derrocha su racismo porque sea negra, cada persona que derrocha xenofobia porque sea inmigrante y cada persona que usa la demagogia para atacarla porque sea mujer.

No, no se equivoque, señor don Federico, no matan las mujeres, no matan los hombres, MATAN LAS PERSONAS, si es que se les puede llamar así. No mezcle usted churras con merinas cuando le interese. Señor Federico, hemos tenido la desgracia de toparnos con su asquerosa opinión, en la que nos ha deleitado desde la ironía que le caracteriza con un sinfín de comentarios contra la mujer, abriendo aún más la guerra, haciendo de este cruel asesinato una guerra de género. 

Esto no es una guerra, señores, es un asesinato y cuando se demuestre lo que ha hecho esta tipa simplemente será una MALDITA ASESINA.

La madre de Gabriel ha pedido que no hagamos esto, que no nos destruyamos más entre nosotrxs. Patricia ha dado una lección de humanidad, la que usted no tiene, don Federico.

¿No le enseñaron en la carrera el poder y la manipulación de los medios? ¿No le enseñaron ética profesional? ¿Dónde se la ha dejado, don Federico? Y eso de afirmar bulos y hacerse el irónico hasta no poder más, le quedará muy bien con sus amiguitos machunos, pero al resto de la sociedad, que ya ha despertado, le trae al pairo, don Federico. ¡A cantar a otro patio!

 

Por respeto a la familia y a Patricia y Ángel, nos sumanos al mensaje positivo y a que se haga justicia con la asesina de su hijo. D.E.P. Pecaíto.

 

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: