Lo que no te cuentan los medios sobre el 8 de Marzo

 1805
Por Nina marzo 9, 2018  más artículos

 

La manifestación de Madrid partía de Atocha, pero media hora antes de las 19h, las calles por las que pasaba el recorrido comenzaron a llenarse de miles de personas. Tal fue la afluencia que el encabezamiento tuvo que partir con retraso y desde la glorieta de Neptuno para evitar el colapso. El recorrido de aproximadamente 5 kilometros que discurrió por varios puntos céntricos de la capital se mantuvo repleto de gente y varias veces la cabecera de la manifestación se mantuvo parada por el gentío, imposible avanzar. Todo Madrid sufrió parones, El Paseo de la Castellana se paralizó, cortes de tráfico e, incluso, debido a la afluencia en la glorieta del metro Atocha y otras bocas de metro de la ciudad, los trenes dejaron de hacer esas paradas y pasaron de largo.

El gobierno de Madrid cuenta en 170.000 los asistentes al evento, mientras que la organización lo tasa en más de un millón. Realmente, ha sido incalculable la presencia en esta manifestación que no solo se concentraba en el recorrido sino también en múltiples calles aledañas que tuvieron que ser cortadas al tráfico debido a la afluencia. La cabecera finalmente llegó pasadas las 22h a Plaza de España donde se leyó un manifiesto y terminó con múltiples batucadas a los alrededores. El ambiente festivo continuó en Sol y Gran Vía hasta más tarde.

Según el dato publicado por La Vanguardia más de 6 millones de trabajadores secundaron la huelga, pero no fueron solo ellos, un incalculable número de hogares se sumaron a ella, colgando un mandil en la ventana y tomándose las mujeres de la casa una huelga en el hogar con el fin de que sus familiares valoraran su esfuerzo.

Guarderías gratuitas y hombres voluntarios como los del Espacio Vecinal Arganzuela (Madrid), donde se ofrecieron a los cuidados de las personas y niñ@s a cargo de las mujeres para que pudieran secundar la huelga y acudir a los eventos y a la manifestación. Estiman que fueron unas 50 niñas y niños l@s que estuvieron a su cuidado en la jornada de huelga, donde también hicieron una comida feminista, marchas y piquetes informativos.

No solo en Madrid, en todas las capitales españolas tanto las manifestaciones como la huelga fueron secundadas por cientos de miles de personas. La afluencia de público en cada manifestación fue incontable, calles que se llenaron de los mismos lemas: “Igualdad”, “Ni una menos”, “Sin nosotras se para el mundo”. Y así, es, lo demostramos el 8M y lo seguiremos demostrando hasta que se nos oiga y consigamos alcanzar algo tan necesario y justo como es la igualdad entre mujeres y hombres.

¡Por el inicio del cambio, compañeras!

 

 

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: