No quiero ser madre, ¿cuál es el problema?

 5224
Por FEM diciembre 26, 2017  más artículos

 

“Se te va a pasar el arroz”, “eso es una etapa”, “cuando seas mayor, cambiarás de opinión” , “eso es porque aún no se te ha despertado el instinto” y otras tantas frases que me hacen poner los ojos en blanco más de lo habitual.

NO QUIERO SER MADRE, ¿qué problema hay? Mi instinto maternal está por lo suelos, tengo 23 años y lo último en lo que pienso en mi día a día es en ponerme a tener y criar hijxs. Arriba las manos las madres que vienen a decir lo maravilloso que ha sido para ellas, que vienen a dar lecciones morales sobre lo gratificante que es para ella ver cómo su polvazo se ha convertido en un ser más, un ser que absorberá tu vida 24 horas al día, 7 días a la semana, lo siento, pero a mi no me convencéis. Hablo de madres porque por mucho que lo ideal sería que tanto hombres como mujeres se involucraran de igual modo en este tema, volvamos a la cruda realidad, no es así.

No entiendo el egoísmo que te lleva a pensar que tus genes son los mejores para que la Tierra nos siga teniendo como especie dominante y tú seas quien deba perpetuar la especie. En otros campos no se dan estos absurdos… ¿Quién opta a los mejores puestos de trabajo? El mejor cualificado, ¿quién consigue proclamarse campeona en un deporte? La más preparada físicamente ¿Qué te hace pensar que tú tienes que tener hijxs y dejar en herencia tus genes? Tachán… ¡Nadie! Quizás lo hagas como forma para mantener el sistema, si no hay personas jóvenes que trabajen no habrá pensiones para los mayores y así entramos en el argumento de tener hijos para mantener el capitalismo, disculpad, estoy a punto de vomitar.

 

 

¿Alguien llega con el argumento de “es que es lo natural, sino nos extinguiríamos”? Estaba esperándote. Es lógico que tu ego te lleve a querer justificarlo, pero ¿realmente has pensado por qué quieres tener hijxs? Hay quienes lo hacen por demostrar a sus padres lo mal que lo hicieron que ellxs, otros creen que es la mejor experiencia que se puede tener en la vida, otros lo hacen por llegar a tener ayudas sociales, no os escandalicéis que sabéis que sucede. Mis progenitores preferidos son aquellos que los son “de rebote” tras una noche loca o por un despiste. Quienes no tomáis precauciones, asumiendo la heteronormatividad, sois mis preferidos con toda la ironía que me caben en estas palabras. Por otro lado está el absurdo de no permitir a las parejas homosexuales adoptar o reconocer dos madres o dos padres. Osea vamos de modernos pero que “esa escoria” ¿no se reproduzca? Sigo alucinando con el panorama.

Si pasamos además a ver cómo el hecho de crear vida es desvirtuado por el capitalismo con los vientres de alquiler, con el comercio de niños, con la explotación infantil,  para mi queda mucho más claro aún. Para un momento a pensar, hay miles de niños, ahora, mientras me lees, pasando hambre, sin un hogar y sin nadie que se preocupe por ellos y les garantice una vida digna. ¿En serio me vas a decir que ellos no se merecen lo mismo que si llevaran tus genes? Es puro egoismo y egocentrismo, pues si necesitas compartir carga genética con otro ser para quererlo y brindarle todo tu apoyo estás dejando claro que de empatía andas bastante corto.   

 

 

Seamos conscientes y consecuentes con nuestras decisiones, YO NO QUIERO SER MADRE, no quiero que vengas a convencerme, no quiero escuchar a nadie más contándome su bonita experiencia solo quiero respeto y empatía y si me apuras hasta un poquito de comprensión. 

Cuestiónate todo lo que te imponen, no sabes lo divertido que es ver a alguien escandalizarse por no pensar como la mayoría.

 

 

Antes de irte, recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: merodea.com