Hablar como feminista siendo hombre

 2573
Por Editorial enero 18, 2018  más artículos

 

Existe un gran debate con que si los hombres sois o no feministas, o si podéis serlo. Desde el feminismo histórico se os sitúa como aliados del feminismo, pero no nos quedemos ahí y vayamos más allá, a que todos y todas deberíamos abrazar la idea que aporta este movimiento que no es otra que igualdad.

Si eres un hombre que realmente se preocupa por cuestiones feministas y quiere tomar un papel activo en la lucha contra el patriarcado, entonces estás en el lugar correcto.

1. No se trata de vosotros

El patriarcado nos afecta a todos, y causa problemas tanto para vosotros como para las mujeres. Pero el feminismo no deja de ser el movimiento que lucha por la clara desventaja de ellas sobre vosotros. Por tanto, no puedes pretender que todo el movimiento se centre en ti, pues lo primordial debe ser visibilizarlas a ellas y sus derechos.

No ganas puntos por desviar una conversación sobre la opresión de las mujeres a cómo los hombres también la sufren. No se trata de tacharnos de víctimas a unos o a otras, sino remar juntos.

2. Pero a veces sí se trata de vosotros

Tenemos que tomar conciencia de los privilegios que tenemos (nosotros podemos salir de noche solos sin preocuparnos que nos puedan violar, por ejemplo, sin aguantar el acoso callejero).

Los hombres tienen que hablar con otros hombres sobre estos temas que denigran y perpetúan la desigualdad. Tenemos que tratar la violencia machista, la violación, el acoso de padres a hijos, de hermanos a hermanos, de maestros a alumnos, de amigos a otros amigos. Demasiado énfasis se enfoca en enseñar a las mujeres a no ser violadas, y eso es tristemente necesario, pero aquí hay un lugar donde los hombres tienen que actuar, para enseñar a nuestras comunidades masculinas a intervenir, para llamar a la policía y, sobre todo, para no cometer ninguno de estos deleznables actos.

3. Siempre se trata de ellas

Sé consciente de la invisibilización de las mujeres a lo largo de la Historia, la que ha sido escrita y creada por y para hombres. ¿No hay mujeres descubridoras, científicas, historiadoras? Tenemos miles de referencias masculinas, no dejemos atrás las femeninas. Pueden convivir ambas y hacer más rica la historia.

4. Quitáos la etiqueta de opresores

Sabemos que en este sistema patriarcal a los hombres se nos ha adjudicado ser el opresor y a ellas las oprimidas. Quitémonos estas etiquetas y vivamos todos y todas en igualdad. Para ello, promueve esta idea y rehúye de actos que las invisibilicen, discriminen, incomoden o acosen a las mujeres por el hecho de ser mujeres.

5. Hablad sobre feminismo con todo el mundo

Estas conversaciones son necesarias, ya que a menudo se convierten en momentos muy fructíferos donde las personas entran en una conversación con puntos de vista opuestos y terminan encontrando puntos en común para construir algo mejor.  

Necesitamos feministas masculinos. Necesitamos hombres que argumenten que el feminismo puede amenazar sus privilegios no ganados, pero que es fundamentalmente bueno para los hombres. El feminismo nos abre nuevas definiciones de masculinidad, liberándonos de las limitaciones de las ideas tradicionales acerca de ser hombre.

Aún más importante, el patriarcado no desaparecerá hasta que los hombres ayuden a eliminarlo. Los feministas masculinos pueden mostrarles a otros hombres el camino.

 

Así que abraza la palabra prohibida, feminismo, a pesar de los desafíos que te encuentres en el camino. Ofrece estas pautas en tus experiencias en el whatsapp, en el bar, en el trabajo y en los medios públicos. No siempre es fácil actuar como feminista masculino, pues ingresas en un mundo que puede prejuzgarte según el género y ser sospechoso antes de haber hecho algo. Pero hombre, ánimo, ¡puedes hacerlo!

 

Mancuer, youtuber e influencer, ha querido transmitir este mensaje a través de un vídeo en colaboración con QFem. Es un gran honor ver que sí es posible abrir puertas, romper estereotipos y prejuicios y crear lazos entre todos y todas:

 

 

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: pinterest