Feliz Falsedad, digo Navidad

 949
Por Nina diciembre 6, 2017  más artículos

 

Llega la Navidad, la época de los hipócritas

Llega la Navidad, y con ella Facebook y demás redes destilan amor, regalos, fotos con la familia y amigos que no ves ni hablas en todo el año, excepto de navidad en navidad, literalmente. Y, con ello, todo se llena de felicitaciones, sonrisas falsas y regalos del chino. ¡Oh bendito capitalismo que hace que te acuerdes de los que “más amas” comprando cosas materiales para exculparte de pasar de ellos el resto del año!

Sí, la Navidad es la hipocresía contenida en una sola época del año.

Con la Navidad llegan también las falsas promesas para el año nuevo, lejos del “me apuntaré al gimnasio” y obviamente en negrita y subrayado “e iré”. Llegan las del siglo 21, “Este año me desengancharé del móvil y haré algo con mi vida”. No os engañéis. No lo haréis.

Me tenéis frita con las felicitaciones anticipadas por WhatsApp y Facebook de Navidad, esas cadenitas odiosas que saturan y que reenviáis a quienes no decís ni hola. Total, hay que apuntarse a la falsedad del “espíritu de la Navidad”.

Así parece que somos más humanos, aunque después nuestro triste día a día sea el de criticar a los demás y joder porque sí. Es el deporte nacional, no lo olvidéis.

Y ya para hacer el pack completo de la degradación humana por estas fechas, solo falta que haya perros de Armani o de Adidas para que el puñetero rebaño se tire de cabeza a comprar. Tanto postureo me tiene hasta la purpurina de las pestañas.

Un animal no es una camiseta ni un reloj. Un compañero se rescata, no se compra, pero claro, perdonadme, estamos en Navidad y en esta maravillosa fecha, todo vale, así que vamos a darnos el capricho de comprar un perrito o un lindo gatito y si después no nos gusta porque se hace caca, pues a la mierda.

 

Aunque no lo creáis, esto pasa cada año en miles de hogares, la hipocresía se viste con sus mejores galas y con ella el capitalismo te trae a casa todo lo que deseas. Un año más de tu vida aglutinando deseos bajo el árbol y preparando buenos propósitos anuales que jamás cumplirás porque 12 meses pasan muy rápido y nos montamos en Navidad. 

A ver si algún día cambiamos la palabra "Navidad" por "Humanidad" y hacemos algo por ser felices de verdad.

 

Con todo mi amor, Nina.

 

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: