Denuncian violencia de género y abuso sexual en el mundo del metal

 12403
Por Editorial agosto 25, 2020  más artículos

 

Esta historia gira en torno a dos hombres que se hacen llamar “Ébola” y “Guayota”, ambos de 36 y 39 años actualmente. Tienen grupos de blackmetal llamados “Muert”, “Cryfemal” y “StormVold”.

 

 

La primera chica afectada es Natalia, que empezó a salir con “Guayota” cuando ella tenía 17 y él 29. La controlaba a todas horas, no le permitía salir de casa, tenía el acceso a todas sus redes sociales, vivía haciéndole escenas de celos, llegó a amenazarla de muerte (y a su familia también) e intentó hacer una locura con el coche, acelerándolo justo en el momento en el que la chica se iba a bajar para irse a casa de su madre después de una discusión. Además, le confesó que su mayor fantasía sexual era violar a una chica entre amigos. Ella consiguió escapar de la relación en 2016.

La segunda chica afectada es Nicolle. Ella sufrió abuso sexual por parte de “Ébola” el 26 de abril de 2019. Ella había acabado de cumplir 18 años, y ellos tenían 38 y 35 años en ese momento. Se reunieron en casa de “Ébola” para hablar de tratos (ella iba a ser su bajista) y para celebrar el cumpleaños. Bebió mucho, se desmayó, vomitó, y “Ébola” se aprovechó de su estado. “Guayota” fue testigo de algunos abusos y de la situación, pero no fue capaz de declarar contra su amigo. De hecho, la persuadió para que no le denunciara. Hubo un cambio de criterio en el proceso judicial y una jueza archivó su caso por beber, supuestamente consumir cocaína y por haber denunciado más tarde. Se sospecha que todo fue planeado.

 

Aquí se pueden ver algunas de las capturas de pantalla en la que "Guayota", el cómplice, lo admite.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ambas, especialmente Nicolle, han sufrido acoso y amenazas por parte de los amigos de sus agresores. Los hechos sucedieron en Canarias, lugar que abandonaron. Ellos siguen allí, tranquilamente viviendo sus vidas. De hecho, “Ébola” hace un año publicó un post en Facebook riéndose de la víctima. Todos guardaron silencio, y todos se olvidaron de ellas.

Pero ella ha decidido hablar y no callar más.

 

 

 

Foto de portada: