El test de Bechdel para evaluar la brecha de género en la ficción

 1793
abril 5, 2018

 

En este primer trimestre de 2018 han llegado nuevas entregas como Black Panther o Cincuenta Sombras Liberadas (Fifty Shades Freed), que se enfrentan a trabajos de autores de gran renombre como La forma del agua (The Shape of Water), de Guillermo del Toro o Los archivos del Pentágono (The Post), de Steven Spielberg. Muchas de las películas que han llegado y llegarán a la cartelera de nuestro cine habitual tienen personajes femeninos, pero ¿cómo se comportan ellas en comparación con los personajes masculinos? ¿Sobre qué tratan sus diálogos y monólogos? ¿El personaje evoluciona o no tiene aspiraciones durante toda la película? Estas preguntas nos invitan a que indaguemos en los comportamientos de los personajes femeninos y nos paremos a pensar en si, en la película que estamos viendo, sigue presente la desigualdad entre hombres y mujeres.

Esta invitación a tener una mirada crítica para revisar cualquier desigualdad de género que haya en los productos culturales ya lo planteaba la norteamericana Alison Bechdel. En 1985, en la tira cómica titulada The rule del cómic Dykes To Watch Out (Unas lesbianas de cuidado), del cual Alison era la autora, aparece por primera vez las pautas necesarias para localizar esta desigualdad. El test de Bechdel es un proceso que evalúa tanto la presencia de la mujer en películas, series, obras de teatro y otros productos culturales como la diferencia de género que pueda existir entre los personajes. En el propio cómic aparecen tres pautas que catalogarán la obra de machista o no.

  • La primera pauta es que deben aparecer dos mujeres como mínimo.
  • La segunda, que estos dos personajes femeninos deben hablar entre sí en algún momento.
  • Y la tercera, que la conversación no debe basarse en ningún personaje masculino.

Sencillo, ¿verdad? Pues muchas películas y series de televisión no lo superan y, con ello, nos confirman que el machismo sigue presente tanto en el mundo real como en el ficticio. La película que pase el test no tiene porqué ser feminista, pero sí debería lograr superar estas pautas para eliminar la desigualdad patente. Muchas películas y series de gran renombre como Avatar, James Bond, Narcos, Toy Story, Up o El Señor de Los Anillos no lo superan.

Este detector del machismo nos recuerda que este mundo de ficción, en el que muchas veces nos sumergimos para evadirnos de la realidad, es una mera proyección de nuestro mundo real. Este mundo creado por unos autores que no son conscientes de las desigualdades que hay entre géneros en la sociedad de hoy en día y dirigido a un gran público, implica que en sus obras culturales el papel de la mujer no evolucione, sea invisible o sea dependiente de algún personaje masculino para sobrevivir. Este público, que muchas veces abarca a todas las edades, observa estas actitudes desiguales entre los personajes y las asume como correctas. Por lo tanto, deberíamos tomar conciencia del mundo aún machista en el que vivimos y cómo lo aplicamos en nuestro día a día, las dificultades que hay por pertenecer al sexo femenino, las facilidades del sexo masculino y, por último, derrotar al enemigo machista y construir un mundo real y unos tantos de ficción en el que la sociedad no se discrimine.

 

Colaboradora: Blanca Olivares Herrera

 

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes! 

Fuente: muyinteresante.es

Foto de portada: Test de Bechdel