La primera mujer árabe que recibe el Premio Nobel de la Paz

 521
Por Karma octubre 5, 2017  más artículos

 

El pasado jueves 28 de septiembre, La Casa Encendida nos invitó a oír a Tawakkol Karman en una conferencia perteneciente a su ciclo de ‘Mujeres contra la impunidad’ en colaboración con la Asociación de Mujeres de Guatemala AMG. Tuvimos el placer de escuchar a la primera mujer árabe en recibir el Premio Nobel de la Paz en el año 2011 por su defensa de la lucha social pacífica durante la Primavera Árabe, siendo así una activista, periodista y defensora de los derechos humanos que tuvo, incluso, que exiliarse debido a las guerras, la censura y la tiranía en su país, Yemen. Nos transmitió con fuerza y esperanza el mensaje de un pueblo necesitado de ayuda por parte de los gobiernos occidentales.

Tras la introducción de Lucía Casani, en representación de La Casa Encendida, y Mercedes Hernández, representando a la Asociación de Mujeres de Guatemala, Tawakkol nos introduce al término de la Primavera Árabe. La Primavera Árabe es el término acuñado a las manifestaciones del mundo árabe de 2010-2013 en la búsqueda de la democracia y los derechos sociales por parte de la población árabe. Estos movimientos comienzan en Túnez, y sus metas son variadas, pero la primera de ellas es derrocar la cumbre de la corrupción en los regímenes de Túnez, Egipto y Yemen, coincidiendo este último país con el de origen de Tawakkol. Esta primera meta se consiguió en los tres países mencionados pero, tras derrocar el régimen tirano de Ali Abdullah Saleh en Yemen en 2013, se consigue plasmar en este país una anti-revolución dirigida por el derrocado en el año 2014 en contra de la pacífica Primavera Árabe. Cuando esto ocurre, los problemas vuelven a Yemen por partida doble.

La Primavera Árabe consigue derrocar en Yemen el régimen de Ali Abdullah Saleh el 21 de noviembre de 2013 y, tras el logro, los medios proliferan y las personas gozan de sus derechos sin restricciones ni limitaciones, nos cuenta Tawakkol. En occidente se habla de Yemen como una historia de éxito durante su período de recuperación tras la tiranía de Abdullah, que duró apenas diez meses. Durante la recuperación de Yemen, existió un borrador de constitución del que Tawakkol habló con orgullo, asegurando que recogía grandes logros respecto a los derechos y los sueños de ciudad igualitaria, además de recoger avances en términos de contabilidad, libertad de elegir gobernantes, repartición de la riqueza, una cuota del 30% para mujeres ocupando puestos del estado, prohibición de los casamientos tempranos (problema que afecta, especialmente, a las niñas)... El borrador de constitución fue, en toda regla, un progreso legislativo y práctico. Durante este período, Yemen contó incluso con un presidente durante la transición a un estado democrático.

Yemen estaba cerca de conseguir que el borrador de constitución que nos menciona Karman fuese legal cuando llegó la anti-revolución de la mano del derrocado Ali Abdullah Saleh y las milicias a favor de su régimen. Durante la anti-revolución, se persiguió al presidente de la transición y se sembró el terror a su paso por la ocupación del sur del país. Entonces, se solicitó ayuda a Arabia Saudí para hacer frente al derrocado y a las milicias que le apoyaban, lo cual supuso un nuevo problema para el país y su desarrollo. Esta decisión da lugar a dos guerras: una es la que provoca Abdullah, el derrocado, contra el pueblo de Yemen y otra es la provocada por Arabia Saudí contra Abdullah Saleh. Lo que ocurre es que a ninguna de las dos partes le interesa que Yemen sea independiente y tenga su democracia, dado que ambas partes están interesadas en el territorio de Yemen y quedárselo para sí mismas.

 

"Las guerras están hechas por hombres y firmadas las paces por hombres y por ello vemos que es imprescindible la voz de las mujeres", Mercedes Hernández.

 

Los aliados bajo el mando de los Emiratos Árabes, que son aquellos que deciden en Yemen tras pedir su ayuda, dicen ayudar al pueblo, devolviendo a su ex presidente a su democracia, pero Karman nos cuenta que realmente no actuaban con ese fin, dado que lo que ocurre realmente es que se ha recuperado cerca del 70% del territorio dominado por el derrocado pero el presidente legítimo no ha vuelto a gobernar. ¿Quiénes impiden que vuelva el presidente? Son los aliados árabes, aquellos que dicen estar de parte de Yemen y ayudar, dado que mantienen al presidente bajo arresto domiciliario, según nos cuenta Tawakkol Karman. Los aliados dominan muchísimo territorio y lo que demuestran es que, más que ayudar, buscan adueñarse del territorio de Yemen. Siempre hablan de errores en sus operaciones contra Abdullah, pero la readlidad es que mueren civiles a manos de los aliados y del derrocado, lo que se traduce en que quien realmente sufre es el pueblo de Yemen.

De todos los países que formaron parte de la Primavera Árabe, el único que mantiene su logro de derrotar el régimen tirano es Túnez. También habla Karman de Siria, identificándola como víctima de la indiferencia de la comunidad internacional. En la guerra hay civiles que decidieron romper la barrera del miedo para buscar la democracia y la justicia sin importar las consecuencias de su búsqueda.

La Primavera Árabe no acabó en 2013 porque sigue viva, el pueblo revolucionario sigue vivo: La primavera árabe seguirá viva hasta lograr alcanzar sus sueños de libertad, porque la libertad es el destino de los pueblos. Todas las revoluciones han conocido las anti-revoluciones, dice Tawakkol, dado que solo los héroes perseverantes que no tiran la toalla son los que consiguen sus objetivos.

 

“A los jóvenes: Sed héroes. Elegid una vida diferente para ser inspiradores de los demás. No dejes de luchar contra la corrupción, la no democracia, la represión... Alza tu voz y no temas a nada. Lo único que debes temer es tu silencio. Sed líderes, chicas y chicos.” Tawakkol Karman

¿Cuál es entonces el futuro de la lucha de los revolucionarios en Yemen? Están de acuerdo muchos líderes de la paz: hay que declarar un alto al fuego y parar todas las actividades bélicas. Deben parar de bombardear y destrozar las vidas de los civiles. Esto se conseguirá con la entrega de los milicianos al estado de sus armas (dado que este último es el que debe controlar la posesión de armas). La segunda condición que nos menciona Tawakkol es la que implica que las milicias se retiren en beneficio del estado, dado que este es el único que puede controlar el territorio del país. En tercer lugar, las milicias deberían ser partidos políticos y no milicias como tal. Deben renunciar a la violencia para lograr sus objetivos políticos. Su gobierno sería muy libre y aceptaría a todos sin excluir a nadie.

Por último, debe aprobarse y entrar en vigor el borrador de Constitución (con un referéndum para su renovación) para más tarde comenzar con elecciones. Deberían instaurar, entonces, una justicia transicional que pedirá explicaciones a los grandes responsables de las carnicerías humanas (impidiendo que ostenten cargos de decisión). Se pide que vuelva el presidente legítimo como capitán provisional y temporal para ejercer sus funciones y liderar un proceso hacia una solución política que lleve a la recuperación.

 

UN MENSAJE PARA LOS GOBIERNOS OCCIDENTALES QUE NO PERMITEN LA ENTRADA DE REFUGIADOS

Los gobiernos occidentales deben saber que los refugiados son víctimas de regímenes despóticos, injustos y tiranos. Víctimas de mafias terroristas, víctimas de la complicidad silenciosa de los gobiernos occidentales, víctimas de vuestras torpes políticas en la región. La mayoría de refugiados son de Siria, Irak y Afganistán. Son víctimas de la intervención fallida por parte de Occidente en sus países que no han ayudado a construir democracias. Les cierran las puertas al mismo tiempo que se habla de una lucha contra el terrorismo. Hipocresía.

Los árabes son los que más sufren el terrorismo del estado islámico, resultado de los regímenes despóticos. Del terrorismo y los atentados solo se conoce un beneficiario, el que desvía los ojos del mundo de la represión en esos países para centrarla en el lugar de los atentados. Cualquier dictador es terrorista y viceversa.

La paz no solo significa ponerle fin a la guerra, sino también ponerle fin al despotismo y a la represión. Y es necesario recordar que no solo es guerra aquella que se produce entre estados y países, ya que también hay una más terrible que es la de los despóticos contra sus pueblos. La conciencia debe despertar. Debemos tener la misma voz y quejarnos para que deje de haber dictaduras. Necesitamos a todos los pueblos para exigir posturas a sus gobiernos sobre los conflictos.

 

"Somos las mujeres, madres y abuelas las que vamos a conseguir la sociedad libre y justa para que nuestras futuras generaciones las disfruten." Tawakkol Karman

 

EL IMPACTO DE LA REVOLUCIÓN DE 2011 EN LAS MUJERES

Las mujeres en la Primavera Árabe tuvieron un papel esencial cuando se derrocó al dictador. Si no fuera por las mujeres, no habría habido ninguna liberación; las mujeres han sido líderes de las revoluciones (manifestaciones, salud y, básicamente, todo servicio). 

Mujeres que han sido víctimas mortales de la tiranía y la anti-revolución, y no han sido víctimas de una bala accidental, han estado en primera fila liderando a los revolucionarios. La mujer árabe ha liderado antes de la llegada del caos con la anti-revolución: ha tenido un papel auténtico en los borradores de la Constitución, diálogo nacional, comisiones constituyentes... La presencia femenina no ha sido como la que se aspiraba o deseaba pero es que no es una situación fácil. Pero se espera que sí porque las mujeres son las grandes luchadoras y son el futuro de la nueva revolución. Tras las primeras revoluciones y las represiones se hacen fuertes contra los ciudadanos pero, sobre todo, las ciudadanas. La mujer junto al hombre conseguirá liderar este camino hacia la libertad y los derechos.

Desde QFem, deseamos que la voz y la lucha de Tawakkol y todas las personas involucradas en la liberación de su pueblo lleguen muy lejos. Por ello, despedimos el artículo pidiendo difusión a aquella persona que lo lea además de insistir en que la información del tema es crucial para ayudar a los pueblos sometidos a la tiranía y la guerra.

 

Tawakkol Karman es una representación de la pacífica Primavera Árabe que nos inspira para seguir luchando por lo que creemos.

 

Y recuerda… ¡si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!