Skam, la ficción de adolescentes más real que nunca

 2928
Por Inma Blanco octubre 14, 2017  más artículos

 

La webserie noruega es, sin duda, una de esas que no dejan indiferente a nadie. Si has tenido la oportunidad de ver alguna de sus temporadas, o algunos de sus capítulos, te habrás dado cuenta. Si no es así, tranquila, sin spoilers te cuento algo sobre ella.

  SKAM

Cuatro temporadas que traspasan la pantalla de tu ordenador y te llevan a Instagram, YouTube y otras redes sociales. Sus personajes no mueren una vez acabado los capítulos, viven a diario publicando fotos, conversaciones y vídeos que les hacen parecer, todavía más, unos adolescentes reales.

 

Y sí, sus protagonistas son un grupo de adolescentes noruegos que viven en Oslo, pero no es lo que crees. No son los típicos adolescentes que crees que conoces, Skam se olvida de estereotipos y clichés y, aunque sus temas sí son más recurrentes, la manera de contárnoslo es muy peculiar.

 

Abofeteando los triángulos amorosos de One three hill con mucha realidad, haciéndonos partícipes del descubrimiento de la sexualidad mucho más cercano de lo que vimos en Skins y creando una denuncia social mucho más razonable con nuestros tiempos que la que nos regaló Popular, tan teñida de humor. Sus dramas son tan comunes entre nuestr@s adolescentes que superan a Física o Química, sus cotilleos se ven a diario en miles de institutos, desbancando a la gran Gossip Girl y, por supuesto, la fiesta es otro pilar fundamental, haciéndolas mucho más reales que las de Spring Breakers.

 

Debe ser porque Julie Andem ha creado una serie que, no solo es por y para jóvenes, sino que se asegura de tener suficiente realidad para aplastar tanto adolescentes como a mayores. Aunque parezca mentira, si ya has pasado tu etapa rebelde, esta serie también te enseña un par de cosas. Para empezar, a conocer a los teenagers y su situación antes de juzgarlos, y para terminar, a ser más consciente del día a día de millones de jóvenes y sus problemas.

  SKAM

Empieza con once capítulos sobre la vida de Eva, sus relaciones amorosas, la relación con su madre, los cotilleos de un instituto lleno de hormonas revueltas, peleas de amigas y una nueva pandilla. Sana, Vilde, Noora y Chris, las cuales defienden una nueva y rara amistad de todo y de todos. Una relación en la que el feminismo toma partida y deja ver cómo chicas jóvenes se dejan llevar por las modas, las tendencias y los estándares sociales, y cómo otras se niegan a seguir a la marea y buscan la igualdad cueste lo que cueste. Decididas, fuertes y maduras, cinco chicas con muy poco en común ponen a nuestros ojos la ficción más real en mucho tiempo.

 

La historia continúa con la vida de Noora y su nueva relación con un chico del instituto, un guaperas con el concepto de mujer y feminidad muy equivocado y un gran lío a la hora de tratar la sexualidad. Entre ellos, un amor, uno muy raro. De fondo salen a relucir los problemas alimenticios, la violencia, alguna que otra pincelada política y, de nuevo, el feminismo de la mano de Sana y Noora.

 

La tercera historia, de diez capítulos, envuelve a Isak, otro chico del instituto muy ligado a Eva. Se destapan sus inquietudes, nuevos amores, su proceso de identidad sexual, la homosexualidad, la homofobia e, incluso la religión, aunque eso sí, todo bañado por el vínculo de amistad juvenil que Skam nos graba con fuego.

La serie pone punto y final con otros diez episodios, esta vez, con Sana, una chica de raíces musulmanas que hace frente a miradas raras, comentarios fuera de lugar y muchas, muchas injusticias que no le hacen estar callada. Un estallido de carácter y muy buenas razones para que acabe siendo tu personaje favorito. Y, por si fuera poco, un puñado de historias de otros jóvenes ponen el broche final. Acoso, alcohol, problemas familiares, deudas, islamofobia, amores reñidos y una pequeña dosis más de amistad.

 

Y por mucho que sean varios protagonistas, sin duda, es la pandilla protagonista la estrella que se lleva todas las miradas. ¿Unas chicas de instituto pueden tener tan claro el sentido de la amistad? Pues sí, y ellas son nuestro más claro ejemplo. Diferentes formas de actuar, pensar y ver la vida que hacen frente a los mismos problemas, los problemas del siglo XXI.

Como buenos millennials se replantean su existencia y, si para ello necesitan recurrir a Skype, Facebook, Instagram y WhatsApp, bienvenidos sean. No existe mejor forma para hacernos entender algo que utilizar herramientas que ya conocemos. Skam es una auténtica simbiosis con la realidad de millones de adolescentes de todos los países, hecha para enseñar y, a la vez, ayudar a aprender. Podemos decir que estamos ante la nueva Sensación de vivir, pero a lo grande.

 

Recuerda… ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Fuente: elitedaily.com 

Foto de portada: