Quiero decidir

 1834
Por Nieve Cruda septiembre 25, 2017  más artículos

 

A LAS COSAS POR SU NOMBRE: NO HAY CÁRCEL, NO HAY LEYES QUE ENCIERREN NUESTROS SUEÑOS

 

El corazón y las tripas divididas entre México y Cataluña. La sangre que viaja vertiginosamente por las venas golpeando las sienes. Hacen de mi domingo un Sunday bloody SundayCabalgando entre el horror y lo absurdo, la negligencia y la confrontación. Mi mente advierte que llega un Armagedón construido a imagen y semejanza del sistema.

Mientras los gritos se acallan bajo los escombros en Xoximilco bajo el sonido de la maquinaria pesada, en Catalunya se acallan por la vía de la fuerza institucional, escudada en una democracia inexistente. En una constitución creada bajo la estrecha vigilancia del Antiguo Régimen y con el ruido de sables de fondo. Queriendo perpetuar la idea de la grande y libre sin tener en cuenta la complejidad territorial de nuestro país.

"La transición a la democracia
el ejemplo perfecto del fiel continuismo.
Adaptarse a los nuevos tiempos
exigía esa amnesia que llaman consenso.
Los partidos de izquierda dejaban de serlo.
Los de derecha decían ser de centro.
Los sindicatos mayoritarios, culpables de la mayor
de las traiciones cometida a los trabajadores,
pasaban a convertirse en funcionarios."*

A nosotras no nos dieron ni voz ni voto, pero ahora tampoco. Heredamos los pecados de nuestros padres, de nuestros ancestros. Y no los corregimos, los mantenemos sumidos en este letargo muchas veces consciente y elegido.

"La constitución española,
cadena que aprieta, cadena que ahoga.
Cadena del todo todopoderosa.
La norma suprema.
La ciega obediencia."*

Quiero pedir fuerza para resistir, para no enloquecer. Para que el dolor y la impotencia no corroan mis neuronas y me dejen en un estado civil zombificado donde todo me de igual porque no me salpica. Las jaurías han sido soltadas, ladran a la orden de sus amos. Llenando los espacios informativos de ruidos ensordecedores. Ruidos que horadan la carne, cauterizan los sentidos. Nos llenan de sarcasmos y de irresponsabilidad. Vamos a ver quién hace más share.

Pero hay una cosa que no entienden y es que los despertadores ya comenzaron a sonar hace tiempo, y empezamos a salir de este sopor. Despacio, sorprendidas y frustradas, como mujeres maltratadas tras años de matrimonio. Cómo hemos permitido tanto… Y tantos años. Cómo nos hemos dejado… Y les hemos dado el poder del poder absoluto.

Hemos perdido derechos a golpe de crisis políticas, crisis económicas diseñadas, generando desigualdad. El enemigo del pueblo es el propio pueblo, donde el esclavo vigila al esclavo y que nadie se salga del tiesto.

La corrupción sistémica como un pozo de brea pegajosa, instaurada en todos los aspectos de la vida cotidiana devora como un monstruo insaciable los frágiles cimientos del futuro.

"Nos dicen la verdad es una,
la verdad es una y nada más que una.
Una sola porque existe una sola España,
una sola, porque una sola es su historia.
Una sola forma de escribirla,
una sola forma de escribirla y contarla.
Un solo y único discurso
y aquel que se mueva, no sale en la foto."*

Se nos niega la palabra a la ciudadanía. Nos da igual quien venga a jodernos, da igual su color, nombre y condición. Queremos poder decidir el cómo, cuándo y dónde. Que unas elecciones no les den carta blanca de hacer con nuestras vidas lo que les plazca durante 4 años.

"Elegimos de quién ser esclavos
y desde qué lado nos vendrán los palos.
Sufrimos el terror del trabajo
a la vez que sufrimos el terror del Mercado."*

Queremos poder decidir a quién amar, cómo vivir y cómo queremos sentirnos o ser tratados. Queremos decidir qué se hace con nuestro dinero, si deseamos seguir manteniendo a vagos y maleantes que se permiten el lujo de darnos lecciones de democracia y moralidad.

"El poder sigue en las mismas manos.
Los que ayer lo tuvieron hoy lo siguen teniendo.
El ejército está vigilando lo que
un día quedaba atado y bien atado."*

Y de ahora en adelante queremos poder votar y decidir de todo lo que atañe al transcurso de nuestras vidas como sociedad civil. Que cualquier medida que sea implementada al pueblo sea ratificada por el mismo pueblo. Y que jamás nos vuelvan a callar con el ruido de las porras y los escudos de los antidisturbios. Porque ya somos río, imparable. Corriente rápida que arrastrará todo. Nuestra voz será marea. De norte a sur de este a oeste. Queremos poder decidir por algo mucho más grande que una nación. Queremos poder decidir para que de verdad seamos los ciudadanos los que dirijamos nuestros destinos. ¿A qué tenemos tanto miedo? ¿A que vaya a ser verdad que la voluntad ciudadana se base en los principios de Libertad, Igualdad y Fraternidad?

 

Recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

*Estrofas: Habeas corpus (A las cosas por su nombre)

Foto de portada: twitter