Adwoa Aboah, la modelo del año que ha puesto de moda la nueva normalidad

 2693
Por Marta Moñiz diciembre 12, 2017  más artículos

 

Adwoa Aboah se siente cómoda. Prefiere inclinarse un poco hacia delante a cruzar las piernas y perder el equilibrio sobre el taburete de 95 centímetros sobre el que descansa. No parece que el ambiente sea tan gélido como para llevar un sombrero cubierto de un frondoso pelo negro. Se lo quita. “El estilo no tiene que ver con las prendas que vistas, es lo que hay debajo”.

 

En aquel decorado color crema, frente a las cámaras, no solo destacan su tez parda, las pecas espolvoreadas junto a una mirada oscura pero centelleante o su cabeza rapada. La modelo del año, Adwoa Aboah, llena la sala con sus ganas de cambiar el mundo. “El estilo es estar cómoda en tu piel, conocer lo que eres realmente”. Con el denso abrigo –también de pelo- negro y rojo arrojado al suelo, se va despojando de las capas que la oprimen. El ambiente está lejos de ser gélido, y hay que desnudarse. En cuerpo y alma.

Esta británica de 25 años nació un poco triste. Soñaba con ser rubia, blanca y de ojos azules. Como las demás. Lo normal. Los complejos con los que se vestía desde su niñez decidieron quedarse para ser testigos de cómo intentaba cumplir su sueño. Tras su introducción en el mundo de la moda sentía que no encajaba con la gente de su alrededor.

Ya sin zapatos relata su adolescencia, cómo por fin se encontró a salvo de sus problemas… en un mundo irreal. Los 14 años, además de en la pubertad, la metieron de lleno en el mundo de las drogas. “Recuerdo pensar que no merecía la pena sentir emociones nunca más. Abusaba de las drogas todos los días. Mi momento favorito era cuando me sentaba en mi habitación y todo se desvanecía”.

Ser rechazada en el trabajo que le ilusionaba y ser mal juzgada por su físico aumentó el odio que Adwoa sentía por sí misma. Las joyas que abrazan sus dedos y una sudadera oscura se amontonan en la alfombra en torno a su pícara figura. “Salir en una revista no me hacía sentir mejor. Creo que si no te gusta estar en tu piel no importa cuántas veces la gente diga que eres guapa”.

Hace ya dos años, era otoño y como las hojas en los árboles, Adwoa también se extinguía. La situación la condujo a un intento de suicidio por sobredosis. “Estuve en coma durante cuatro días. Después, mis padres me pusieron atención psiquiátrica durante un mes”.

Aboah deja al descubierto su torso y sus sentimientos. Las manos entre las piernas la hacen sentirse segura. En aquel programa de rehabilitación, otras mujeres hablaban desde el cansancio que sentían al ser madres hasta su vida sexual. Cosas que, como confesaban, no eran capaces de contar frente de los hombres. "Allí nadie juzgaba a nadie".

La fuerza que parecía haberla dejado, solo había ido a recuperarse para lo que vendría. A día de hoy, Adwoa Aboah es una gran activista feminista y madre de Gurls Talk, un espacio en el que niñas, jóvenes y adultas hablan sobre problemas de autoestima o sexualidad. “Es algo que yo hubiera necesitado cuando iba al colegio. Un espacio donde no se me juzgara”.

Ya sin ropa ni joyas baja la mirada, aun con aire melancólico, pero sin deshacerse de una esencia seductora, hechiza a la cámara. “Me han ofrecido más trabajos desde que empecé a decir lo que pienso y a ser yo misma en lugar de lo que todo el mundo quería que fuese”.

Así se acaba con un concepto de normalidad retrógrada. Porque ya se ha roto.

El premio que los británicos otorgan al impacto global de un modelo, hombre o mujer, que durante los últimos 12 meses ha dominado la industria de la moda no ha sido solo para el éxito en su profesión, sino que se enmarca también dentro de la nueva normalidad que, como Adwoa, muchas mujeres han ayudado a crear.

La modelo y activista en los Fashion Awards 2017, donde recibió el premio a la modelo del año

 

Recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: pinterest