5 rasgos que identifican a un maltratador psicológico

 14616
Por Editorial noviembre 15, 2017  más artículos

1. Intolerancia

El maltratador no acepta las diferencias. El suyo es el único mundo posible y no valora el de los demás. En sus relaciones con el sexo opuesto considera siempre inferior al otro. Son casos de machismo llevados al extremo.

Trata a los demás según las características que la sociedad les atribuye. Si las comparte, entonces se acercará solo a quienes se identifiquen con él. De lo contrario, tomará distancia y adoptará actitudes de rechazo. Se deja llevar por los prejuicios sociales. Por eso es frecuente verlo discriminando y siendo poco respetuoso con el diferente.
 

2. Rigidez

El maltratador piensa y actúa como si fuera dueño de la verdad. Las razones de los demás le tienen sin cuidado. Tiende a imponer sus ideas sin importar el contexto en el que se encuentre. A la hora de establecer acuerdos, no cede un milímetro porque cree que sus puntos de vista deben ser aceptados.
 
Un maltratador psicológico cree dominar todas las situaciones y tener siempre la razón. Los demás viven equivocados y sus ideas discrepantes son equivocadas por el hecho de ser discrepantes. Es un líder negativo que siempre tiene la intención de sobresalir, manipular y ser el centro de atención.
 

3. Pensamiento dicotómico

Para una persona con esta configuración psicológica, solo existe el blanco y el negro. No admite matices de ninguna clase. Lo anterior impide que perdone, que tenga en cuenta las circunstancias de alguien que se pudo equivocar o, simplemente, que sea incapaz de reconocer sus propios errores.

A este maltratador le cae como anillo al dedo la frase “del amor al odio hay solo un paso”. Así concibe la vida: como dos extremos que, si se tocan, producen choques terribles. Para él las cosas son buenas o malas; existe la verdad o la mentira; se gana o se pierde. Reacciona de acuerdo a los principios con los que entiende la vida.
 

4. Hipersensibilidad

Es el tipo de personas a las que les cuesta manejar sus emociones. Cuando fracasan, les cuesta volver a empezar. Si por el contrario triunfan, entonces creen que alcanzaron a tocar el cielo con sus manos. Todo extremo es vicioso, dice la sabiduría popular. Pero el maltratador psicológico ve con buenos ojos el extremismo y lo aplica incluso sobre él mismo.

En ellos no hay autocrítica real y a la vez se juzgan severa, pero superficialmente. Son propensos a deprimirse con facilidad. Y frecuentemente caen en profundos abismos de los que casi nadie está en capacidad de rescatarlos. Lo anterior es producto de su baja autoestima. Esto hace que se mantengan en un permanente estado de ansiedad y tengan tendencia a victimizarse.
 

5. Encanto 

Mientras se ganan la confianza de su víctima, se comportan como las mejores personas del mundo. Es complicado para la gente que está a su alrededor descubrir sus verdaderas intenciones. El maltratador psicológico es un actor digno de ganarse todos los premios. Sorprende por su carisma y al sitio que llega siempre le cae muy bien a la gente.

Inclusive cuando se quita la máscara y deja expuesto su verdadero rostro, las demás personas (sobre todo la víctima), se niegan a creer que están ante un maltratador. Y es tal la desilusión que es probable que algunos nunca lleguen a aceptar esa terrible y desconcertante verdad.

Pese a todos estos rasgos, el maltratador psicológico suele llevar una vida llena de sufrimientos. Su peor castigo es no poder amar realmente a nadie. Por eso hay soledad y vacío en su día a día. Él también es víctima de sí mismo.
 
 
 
 
 
Foto de portada: