Sucia mentira

 1860
Por Q septiembre 8, 2017  más artículos
 
 
Me dijeron que todo sería muy fácil
me dijeron que lo disfrutaría
me dijeron que ganaría tanto
que no tendría tiempo 
para gastarlo.
 
Me dijeron tantas cosas
que después no fueron, 
tantas cosas me ocultaron
que no di crédito 
a lo que mis ojos vieron.
 
Me dijeron que no dolería,
que me acostumbraría,
que amaría
a todo aquel al que viera 
disfrutar de mi alegría.
 
Me dijeron que se portarían bien
que no dañarían mi esencia,
que solo jugarían
y, a cambio,
yo sobreviviría.
 
No me dijeron que el alma partida
me la dejarían ellos 
con sus sucias mentiras.
 
No me dijeron que mi alma rota
jamás se repondría.
 
No me dijeron que nunca me 
volverían a mirar de la misma forma.
 
No me dijeron que sería
un juguete roto en las manos
de muchos desgraciados.
 
No me dijeron que un día,
cuando mi cuerpo no pudiera más,
cuando mi alma ya no viviera,
me apartarían como 
una sucia colilla.
 
No me dijeron que sola me quedaría,
que sola lloraría,
que sola lamería mis heridas 
consagradas después de tanto tiempo,
de tanta puta agonía
que nunca me dijeron que me ahogaría.
 
No me dijeron que si me resistía,
el dolor sería aún más grande, 
que la rebeldía no era la salida,
sino la vía de escape
para que me violasen,
me golpeasen 
con más crudeza de la que ya conocía.
 
Me dijeron una sarta de mentiras,
y solo yo, ahora, 
sola, 
vacía,
entiendo a lo que se referían.
 
 
 
 
Recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!
Foto de portada: Harumi Hironaka