Carta a Javier Marías

 7039
Por Q septiembre 4, 2017  más artículos

 

Andaba enfrascada escribiendo un artículo del poder de los medios de comunicación sobre la imagen cosificada de la mujer a lo largo de la historia de la publicidad como escenario primordial, un artículo que saldrá próximamente (yo ya anuncio al estilo de Marías), cuando una nueva noticia de este señor, por llamarlo de alguna manera, haciendo de las suyas, acaparó toda mi atención. Y pensar que alguna vez admiré a este hombre por su prosa, al igual que a otros de sus compis de cuñadismo en vigor, y que ahora detesto por su vulgarismo fehaciente dirigido hacia las mujeres y hacia cualquier otro colectivo que puedan usurpar su codiciado trono. 

Pero qué más decirle a un hombre que ya le habrán dicho de todo en su vida, hasta su madre. Que no, Javi, que no puedes hablar así de las mujeres. Que no son un trozo de carne, que te vas a ver más solo... Pero Javi parece hacer oídos sordos. Y, así, Javi se mete con Gloria Fuertes y arden las redes por tal atrevimiento. Pero, Javi quiere más. Para ser una persona que ni te mueves en las redes ni sigues ni lees a las feministas y a no sé quién más, como tú mismo declaras, se te da de escándalo encender Twitter con tus declaraciones de Pepito Grillo.

">3 de septiembre de 2017

 

Ay, Javi, en buena hora ibas a hablar de tu novela (que por cierto, ni he hecho por leerme el resto de entrevista ni por informarme de qué leches va), y te has enfrascado en una lucha (de nuevo) contra las Feministas. En buena hora, chato. 

Has cabreado a unas cuantas y cuantos feministas que entienden que una persona de tu nivel hable así de todo lo que parece desconocer y reafirmarse en una ideología claramente patriarcal, rancia y pasada, es para cabrearse. Por ello, han dedicado su tiempo de la tarde del domingo a hacerte partícipe del sentimiento generalizado de hastío que has provocado mediante el hashtag #TodasMonjas.

">3 de septiembre de 2017

 

Y con ello has conseguido de un plumazo que no interese ni el nombre de tu novela ni todo lo que hiciste anteriormente (sí, es una pena), y lo has hecho tú solito con unas pocas declaraciones muy poco acertadas en la última entrevista concedida a El País. Ellos pensarán, bueno visitas no nos van a faltar. Es todo un erudito, una eminencia. Pero, hombre, un poquito de ética podríamos tener, digo yo. Bueno, bah, para qué, mejor que cada uno suelte sus perlitas y se queden bien panchos y así todos felices. Para eso están donde están. Y cambiar, puff, eso cuesta mucho y da pereza. Mejor seguimos alimentando los valores del pasado, pues como dice Marías, "tengo la sensación de que el mundo es mucho menos inteligente que en los años cincuenta y sesenta, y que es menos agradable. Y entonces, claro que tengo de vez en cuando alguna nostalgia; he conocido otras épocas que me parecían globalmente más sensatas, menos inmersas en idioteces, y esa sensación es la que hace que mucha gente que lee mis artículos de los domingos considere que estoy enfadado con el mundo."

Vale, empecemos a recapitular frases célebres... Hasta aquí no es más que una opinión rancia y clasista de que tu época era mejor que la nuestra. Yo tengo entendido que las épocas son las mismas mientras estemos vivos, y es una pena que tú mismo te desmarques de la revolución que se está generando hoy en día. Es una pena que te encierres en tu caparazón retro para insultar a la juventud. Pero, bueno, con esta opinión más que típica solo nos recuerdas otras declaraciones de tu colega Antonio Navalón en contra de los millenials que a todos nos hicieron mucha gracia. Pero, lo bueno de verdad, viene ahora... 

">3 de septiembre de 2017

 

Por si has olvidado tus palabras, o si a alguien aún no le ha llegado, vayamos por partes. Enseñemos tu dominio del castellano en asuntos de estado y, a continuación, veamos las opiniones de las personas que han visto en ti un desfase generacional realmente preocupante, de los que hacértelo mirar:

  • "Las quejas por la decadencia se las oía a su padre, y de hecho se repiten en todas las épocas. ¿Por qué sería peor ahora? No sé si se han repetido siempre. Ha habido épocas en las que se ha tenido conciencia de mejora. No creo que todas las generaciones hayan pensado siempre que el pasado fue mejor. Y en muchos aspectos, en la propia España, los años ochenta, que ahora son denigrados por muchos, teníamos todos la sensación de que eran infinitamente mejores que los años sesenta y setenta que habíamos dejado atrás."
  • "¿Cree que la formación educativa se ha degradado en España? Sin la menor duda. Conozco a mucha gente que está en la universidad y me comenta el grado de incapacidad de los alumnos de comprender un texto breve. Y no ocurre solo en España, también en otros países. Eso no había pasado nunca, que los universitarios tuvieran dificultad en la comprensión lectora. Y además, hay otro elemento de no querer enterarse, se da una especie de deliberada reducción de todo lo que se dice… Yo escribo artículos, intento razonar, intento matizar. De vez en cuando escribo arbitrariedades y exageraciones, como es lógico, porque si no, no me divierto, pero si digo que algo me parece falso, o erróneo, o una imbecilidad, me esfuerzo por argumentarlo. Y pese a ello, a menudo hay lectores o pseudolectores que lo reducen a un eslogan."
  • "Lleva 23 años escribiendo columnas, 15 de ellos en El País Semanal. ¿Ha notado un aumento de la intolerancia? Sí, ya lo creo. Sobre todo en los últimos años. Tengo un artículo pendiente, que además caería fatal también, que lo tendría que titular algo así como El triunfo de las monjas. Las monjas de toda la vida están triunfando ahora, bajo otro disfraz, pero con los mismos objetivos: que no haya besos, que no haya escotes, que no haya minifaldas. Te dicen que ahora es por buenas razones. Mire, no, bajo la apariencia de buenas causas se reprime como en tiempos de Franco. Pues si llamo monjas a las que propugnan todo esto…"

 

">3 de septiembre de 2017

 

  • "¿Las feministas? Sí, las feministas y yo qué sé… El otro día leí: “Ya no habrá besos en las carreras ciclistas”. Y la federación de golf en EE UU prohíbe las faldas cortas a las jugadoras… Me dejó atónito. Vamos a ver, las feministas han luchado durante décadas por vestir como les daba la gana. Y las sufragistas querían descubrir el tobillo. Y ahora resulta que, por otros motivos, no puede usted llevar minifalda. ¡Déjenme en paz!"

Aquí ya no puedo aguantar. Es que me muerdo la lengua y me enveneno de lo que llevo dentro. O sea, que seguimos sin entender una mierda. Perdonen mi lenguaje, disculpen las molestias, pero nos están matando, nos están violando, nos cosifican continuamente, nos insultan, y ahora, a las feministas, nos vas a llamar ¿putas? ¿locas? ¿monjas? Con la Iglesia hemos topado...

¿Y qué quieres, Javi? ¿Qué te dejemos en paz? No te preocupes, que si te quieres poner una minifalda e ir besando a ciclistas, nosotras te lo permitimos. Pero solo por ser tú, machote.

 

">3 de septiembre de 2017 ">3 de septiembre de 2017

 

  • "¿Cree que las redes sociales tienen algo que ver? Intolerantes ha habido siempre, pero a lo mejor ahora tienen más capacidad de manifestarse. Sí, yo creo que tienen mucho que ver. Hace unos pocos años, había cartas al director, y alguien que se molestaba en escribir una carta al director, aunque fueran 10 o 12 líneas, se paraba a pensar. Ahora a golpe de tuit se dice cualquier cosa, a veces sin haber leído el artículo, solo a partir de lo que les han dicho. Y luego hay un elemento de contagio que no se producía antes. Por la manera en que funcionan estas redes sociales (hablo de oídas porque no las frecuento ni las miro nunca, ni utilizo siquiera el ordenador), basta con que haya dos o tres individuos que montan una escandalera, con base o sin ella, sobre algo para que otros muchos se apunten enseguida por mero mimetismo y eso crezca. Lo cual indica también lo fácil que es manipular a la gente hoy día. Uno piensa qué habría hecho Goebbels con Twitter… ¡Habría sido espantoso! La propaganda de los nazis se limitaba a la radio, a la prensa y nada más, y aun así tuvieron mucha capacidad de influencia, pues imagínate la capacidad de influencia que puede tener hoy alguien que organice bien todo eso y lo manipule bien… Todavía no nos ha aparecido Hitler, pero, bueno, nos ha aparecido Trump [risas]."

 

Siento tener que reproducir todo el texto, pero es que si no, nos vas a tachar de que no leemos y que no nos informamos bien y que montamos en cólera mimetizada cuando "alguien" decide acabar con alguien, y mira tú por donde, hoy te ha tocado a ti. 

A lo mejor la motivación del medio que te ha dado cobertura es dejarte en evidencia ante la juventud que dices que usurpa lo que antes era tuyo. Si es así, brindemos por seguir dejando en evidencia la falta de raciocinio en la que aún se apoyan algunos y, que esperemos, sean cada vez menos en número, porque si no, mal vamos.

Para terminar, señor Marías, no sé que más puedo decir. Es que no sé cómo mandarlo a la mierda educadamente, por lo que creo que será mejor dejar el CCModo fuera de esa oración y quedarme como usted, más pancha que ancha.

 

 

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Fuente: El País

Foto de portada: twitter