Mujer, 20 años: ‘He llegado a mi límite’

 2925
Por Editorial septiembre 22, 2018  más artículos

 

Hola a todos, soy Lucía Cerván, tengo 20 años y... ¿cómo decirlo? HE LLEGADO A MI LÍMITE.


Quiero denunciar abiertamente que estoy cansada. Estoy cansada del acoso callejero que sufrimos las mujeres, estoy cansada de tener que escuchar coches pitándome, gritos llamándome como si fuera un perro, guarradas de todo tipo, etc. Estoy cansada de miradas asquerosas en las que me revisan hasta el DNI; estoy cansada de que me dé miedo salir a la calle sola de noche (y no porque de noche se aumente el acoso, sino porque hay menos gente en la calle y quedas más expuesta ante el acosador). Estoy cansada de llegar a mi casa corriendo y con el corazón en un puño porque alguien me está siguiendo o porque un coche se ha parado al lado mía y ha empezado a decirme cosas, cansada de tener que cambiarme de acera si veo un grupo de tíos por la que yo voy. Realmente, ESTOY MUY CANSADA de todo eso.

Creo que no sois conscientes del daño que puede llegar a hacer. Quizás simplemente OPINÁIS que es una forma de "ligar" y que somos unas exageradas... Y, bueno, no se te ocurra responderle con una bordería porque, entonces, la ristra de reacciones es inagotable: "¡sosa!", "¡no ve! Es un piropo", "¡mira la niña estúpida!"....

Es cierto, perdón, LO SIENTO ¿cómo se me ocurre? Tendría que haberte dado las gracias por ese claxon del coche, "un sonido precioso", o quizás mejor te doy las gracias y me siento alagada porque me digas a grito pelado lo que me harías... ¡¡¡CÓMO SE ME OCURRE SENTIRME INTIMIDADA, ACOSADA Y RESPONDERTE ALGO GROSERO!!! Es que soy una desagradecida...

Llevo una semana en Málaga y todavía no he salido ni una vez a la calle sin sufrir acoso... en mi pueblo, más de lo mismo... 
Muchos pensarán "qué exagerada, ya no se puede ni echar un piropo por la calle"

A lo que yo respondo: No, no soy una exagerada. Son las seis de la mañana y estoy escribiendo esto porque he tenido una pesadilla en la que iba sola andando hacia mi casa de noche y un montón de tíos me seguían, me decían cosas y yo tenía MIEDO.

UY, SÍ. Seré todo lo exagerada que queráis, pero comprended que no es muy desagradable tener miedo al salir sola a la calle... sola o con más chicas; porque claro, si vamos con un chico, el "piropo" os lo guardais, no tenéis esa sensación de superioridad que os hace sentir el impulso de dejarnos por los suelos e invadir nuestra intimidad... ¡QUÉ GALLITOS QUE SOIS, OYE!

Y ahora lanzo una reflexión: SI ERES UNO DE ESOS TÍOS QUE REALIZA ACOSO A LAS MUJERES POR LA CALLE, LA PRÓXIMA VEZ QUE VAYAS A HACERLO PIENSA ANTES EN TU MADRE, EN TU HIJA, EN TU HERMANA O TUS PRIMAS... A ELLAS TAMBIÉN LES DA MIEDO SALIR A LA CALLE POR TIOS COMO TÚ, ASÍ QUE CÁLLATE Y DÉJANOS VIVIR EN PAZ.

Gracias.

 

 

Recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: pinterest