Por qué Wonder Woman no ha sido lo que esperábamos

 4210
Por Karma julio 14, 2017  más artículos

  

El pasado miércoles llegué a casa con una sensación agridulce tras dejar la sala de cine donde pude ver Wonder Woman, una producción que nos ha tenido con ansias de su estreno desde que se conocieron los primeros datos sobre su rodaje. Tengo diecinueve años y he ido acompañada de una amiga de mi misma edad, otra de veintidós y mi prima de catorce. Todas íbamos con la misma ilusión acerca de la película, pero salimos con distintas opiniones. ¿Era realmente necesaria la importancia de Steve Trevor en el desarrollo de la trama? Esta pregunta nos llevó a un debate de cuarenta minutos que acabó en unas risas, aunque es algo que quiero sacar a luz en este artículo puesto que, tras leer críticas sobre la obra, no he podido evitar percatarme de que la mayoría de estas pasan muy por alto el papel de Steve Trevor en la historia. Por ello, dejo aquí mi primera crítica de cine avisando que deberíais ver la película antes de leerla.

La expectación acerca de la película ha sido algo que hemos podido notar en las redes sociales y, en general, en los medios. Como para no. Wonder Woman es la primera película de superhéroes dirigida por una mujer, Patty Jenkins, siendo además el estreno de la directora en películas de superhéroes con protagonista femenina. Por ello, quizá, y por el factor importante de que Wonder Woman es la primera película de live action cuyo protagonista es un personaje femenino, a pesar de ser conocida por su debut en Batman vs Superman, hablamos de que Wonder Woman ha conseguido el récord del debut más grande en una cinta dirigida por una mujer y el mayor estreno para una película basada en un personaje femenino de un cómic. Ha recaudado más de 748 millones de dólares mundialmente, convirtiéndose en la quinta película más taquillera del año.

Estaría mintiendo si dijese que la película no me ha gustado, porque a la hora de hacer un balance acabo decantándome por decir que sí lo ha hecho. Visualmente me ha resultado atractiva, a pesar de todas las críticas que he leído acerca del abuso de la cámara lenta en escenas de acción. Es cierto que quizá hace un uso un tanto excesivo de la cámara lenta durante las peleas y puede confundir al espectador, haciéndole pensar que está presenciando la batalla más épica cuando realmente solo se está librando de un par de sujetos que, en comparación a la trascendencia del resto peleas, carecen de importancia. Acaba siendo un recurso más estético que útil, pero que es bastante llamativo y magnifico el poder de la superheroína, no nos cabe ninguna duda.

Otro punto a favor para la película de Wonder Woman es el vestuario. De hecho, encontramos en Twitter un hilo de una aficionada diseñadora de vestuario, ajena a la producción, fangirlgeando sobre la indumentaria usada en la película. En la serie de Wonder Woman de los 70 y en otras apariciones de la superheroína de carne y hueso en la pantalla, la encontramos con un atuendo poco adecuado para la lucha y que, además, no tiene en cuenta las raíces del personaje.

">25 de junio de 2017

 

Themyscira, la isla de la cual procede, cría a guerreras, por lo que resulta lógico que su vestuario sea cómodo a la hora de la lucha y, además, que la proteja. De ahí podemos encontrar inspiraciones históricas en el nuevo vestuario de la superheroína en las armaduras romanas (Antíope, la tía de nuestra protagonista, es un claro ejemplo). Tal y como dice Amanda Weaver en Twiter, esta diseñadora de la cual hablamos, hemos aceptado que Wonder Woman está sexualizada a pesar de esto (cualquier productora, al fin y al cabo, acaba siendo una empresa que quiere vendernos un producto, en este caso la película, y vivimos en una sociedad patriarcal que sexualiza a la mujer, además de convertirla en objeto, así que esta esencia es difícil perderla cuando se sabe que usando ese punto puedes vender mucho más).

Ya lo advierte Elena Anaya, la actriz española que en la película interpreta el papel de Doctora Veneno: “Wonder Woman no es feminista”. Y es algo muy importante a tener en cuenta porque es cierto y hablaré de ello después. Por mucho que se haya conseguido demostrar que Wonder Woman es la misma superheroína con o sin pechos exageradamente grandes, no es una obra feminista. Sin embargo, no hay que dejar de tener en cuenta las cosas positivas de la obra. Por mi parte, diré que el guion, comercial, consta con bastantes conversaciones superficiales que buscan una risa fácil, que logran su cometido. Una de ellas se desarrolla en una barca y Steve, el hombre que llega a la isla en la cual vive Diane (Wonder Woman) y ella devuelve a su tierra a cambio de que le lleve a la guerra para acabar con Ares, le habla a la amazonas de las costumbres de la tierra acerca del matrimonio y demás. Entra el tema de los placeres carnales y él le pregunta si los conoce. Diane le habla sobre los libros de doce tomos de los placeres carnales y le asegura a Steve que no le gustaría leerlos porque con ellos se llega a la conclusión de que el hombre es necesario para la reproducción pero no para el placer.

 

Como último comentario positivo, vuelvo a mencionar a Antíope, tía de Diane, dado que en la película no se desarrolla, pero sí se da entender que mantiene una relación amorosa con otra amazonas. Una de las mejores guerreras amazonas tiene una relación con otra mujer. Este detalle a tener en cuenta se aprecia cuando Antíope fallece, al principio de la obra, y una de las amazonas, junto a su propia hermana, corren hacia ella. Además, la veremos en compañía de esta amazonas en la mayoría de escenas donde aparece. Sobre este tema, quiero decir que Wonder Woman se ha criado en una isla paradisiaca de mujeres amazonas, y sí, ha tenido relaciones con algunas de ellas y se ha enamorado. El escritor Greg Rucka así lo confirma. Así que diríamos que Diane es bisexual.

Ahora voy a hablar del aspecto de la película que más descontenta me dejó e hizo que la historia y su transcurso me supiese a poco. Simple. Con esa sensación salí del cine cuando vi que la película intentaba respaldar que el amor lo puede todo y es lo que te otorga poder. Sí, sí, sé que Wonder Woman se creó para público masculino (especialmente para animar a los hombres en los frentes durante la guerra) y, por eso, el personaje reúne todas las características que nos han impuesto que debe tener una mujer: tierna, amorosa, dulce, ingenua, inocente… Cuestionable, pero entendible en las circunstancias de su creación. Sin embargo, lo que no entiendo es que esta película, dirigida por una mujer, año de estreno 2017, pretenda venderme que Wonder Woman es más poderosa cuando pierde al rollete de una semana del que, al parecer, ya se ha enamorado perdidamente. No me lo trago, y menos cuando ha demostrado que es mejor que él en toda la película y que él es el que necesita ser socorrido.

No me presentes a una hija de los dioses que solo puede luchar contra otro cuando siente que pierde a su novio de una semana. No. No puede ser él el detonante de sus poderes cuando su tía, la que era su ídolo, su maestra, su entrenadora, la que confiaba en sus habilidades como guerrera amazonas desde el momento uno, muere y ella únicamente derrama una lágrima tras haber visto cómo fallece en el primer conflicto real que sucede en la isla con la llegada de los hombres y, por tanto, el primer conflicto que ella vive y presencia. ¿Tan comercial tiene que ser la película que no se conforma con un baile cursi en una escena demasiado larga para mi gusto que, además, tiene que otorgarle una importancia innecesaria a la figura de Steve Trevor cuando lo lógico fuese que su tía, por ejemplo, y su muerte fuesen más significativas?

Sobre diez, le daría un siete a Wonder Woman. Eso sí, reconozco que la nota ganaría mucho más si se hubiese tratado de una forma distinta el detonante de los poderes de la superheroína. Y con esto acabo mi primera crítica cinematográfica.

 

Y ya sabéis… ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: Wonder Woman