28 de Junio: Día del Orgullo Mundial

 4823
Por Q junio 28, 2017  más artículos

 

El panorama de la comunidad LGBTQ avanza, pero todavía es sombrío. Sin posibilidad de adopción, perseguidos, asesinados y discriminados en muchos países, la sociedad mundial aún tiene con ellos una cuenta pendiente 

 

Hoy, 28 de junio, se celebra el Día del Orgullo, una fecha para reivindicar los derechos de gais, lesbianas, bisexuales, transexuales  y queers, e instar al resto de la sociedad a que practique la tolerancia y la igualdad con este colectivo que lleva siglos sorteando la discriminación a nivel mundial a causa de su orientación sexual.

 

Estos son los tres motivos por los que, en pleno siglo XXI, sigue siendo necesario celebrar este día:

 

1. Porque ser homosexual todavía es un delito

Según el informe más reciente de ILGA, la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales y Personas Intersex (LGBTI), existen 78 países a nivel global que penalizan las relaciones consensuales entre personas del mismo sexo con cárcel o, incluso, la muerte.

En países como Irán, por ejemplo, la homosexualidad se castiga con latigazos. En Argelia, con penas de cárcel, y cadena perpetua en Bangladesh. En Mauritania, Arabia Saudí, Sudán o Yemen, la normativa concibe la pena de muerte para el adulto homosexual. En Rusia, se puede pagar elevadas penas de prisión solo por el hecho de ser “muy cercano” a una persona del mismo género.

 

En otros tantos países, la legislación habilita a las autoridades a perseguir y castigar a cualquier persona que promocione los derechos de la comunidad LGBTI. Y en otros puntos del mundo que no cuentan con leyes que criminalizan las relaciones homosexuales, el problema sienta sus bases en la persecución, ataques y abusos de la que son víctimas toda la comunidad LGBTI.

 

2. Porque la orientación sexual todavía es motivo de discriminación

Muchos países a lo largo y ancho del planeta cuentan con legislaciones que protegen a la comunidad LGBTI ante cualquier tipo de discriminación por la orientación sexual. Sin embargo, la realidad es otra. Un estudio realizado por el investigador de ESADE Business School, Ben Capell, concluyó que casi un 60% de las personas homosexuales, transexuales o bisexuales han vivido algún tipo de discriminación u hostilidad en su trabajo o vida personal.

La discriminación no solo se hace patente en las acciones, en la falta de oportunidades laborales, sino también en el uso de la palabra. Llamar a cualquier persona con palabras fuera de tono también constituye una forma de discriminación y de agresión.

 

3. Porque el interés superior del niño no se respeta

Esto implica que cualquier decisión, ley, o política que pueda afectar a la infancia, tiene que tener en cuenta qué es lo mejor para el/la niño/a. Los niños son sujetos del derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo. Es decir, tienen derecho a vivir en condiciones sostenibles que permitan un desarrollo adecuado. Si se tienen en cuenta todos estos preceptos, los menores de edad tienen derecho a contar con un núcleo familiar que les proteja y les proporcione estabilidad.

¿Qué pasa entonces, por ejemplo, con todos esos niños huérfanos o con familias disfuncionales que no pueden encargarse de ellos, y a los que, por lo tanto, no se les está reconociendo el derecho a la vida, la superviviencia y el desarrollo?

La adopción por parte de parejas homosexuales debería concebirse como una posibilidad, bajo los mismos preceptos y exigencias que se ponen en práctica cuando una pareja heterosexual quiere adoptar. Facilitar este proceso, además, ayudaría a no tomar a las mujeres, aquellas que siempre apoyaron esta lucha por los derechos de igualdad que ambas partes reclamaban, como vasijas, como objetos a las que usar y comprar por un período de tiempo para, al menos, acceder al sueño americano de la familia feliz que todos, seamos de la condición que seamos, deseamos como parte natural del ser humano, el deseo inefable de contribuir a la conservación del ser humano, aunque sea con la ayuda, como siempre, de una mujer que no decide o, peor aún, que cree que es libre para decidir.

 

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Fuente: cucuta7dias.com

Foto de portada: pinterest