1. Confía en alguien

Si sufres de algún tipo de violencia, atrévete a confiar en alguien y contar lo que sucede. Cuando lo dices, te das cuenta de lo que sucede y del daño que se está cometiendo. Si confías en un familiar o amigo, las cosas no se pondrán peor, por el contrario, harán lo que sea necesario para ayudarte. Pedir ayuda te hará una persona más fuerte y valiente y estarás dando el primer paso para recomponer tu vida y alejarte de lo que te hace daño. No tengas miedo y elige ser feliz.
 
 

2. Aprende a quererte a ti misma

Por difícil que pueda ser, haz el intento de encontrarte contigo misma cada vez que puedas. Piensa en tus fortalezas y en todo eso que tanto te gustaba hacer y abandonaste. No esperes la aprobación de los demás, toma tus propias decisiones.
 
 

3. Elimina la rabia

Vivir con ira no le hace bien a nadie y solo aumenta el descontento. Desahógate y elimina toda la rabia que llevas dentro para empezar a vivir en paz. No creas que es de un día para otro, todos los procesos toman su tiempo, pero lo importante es querer hacerlo y creer en ello. Aprende a meditar, conéctate con tu alma y perdónate si es necesario.
 
 

4. Descubre tus fortalezas

Una buena forma de hacerlo es escribiendo una lista con todo lo que te gusta hacer. Sin duda, dentro de esas cosas estarán tus fortalezas y debes trabajar en ellas. No abandones tus cualidades, que son las que te hacen única y estimúlalas cada día, te ayudará a encontrar soluciones en ti misma. Ponte tareas y procura cumplirlas.
 
 

5. Felicítate cada vez que sea necesario

No creas que es malo elogiarse a sí mismo, recuerda que tú debes ser la primera en darse cuenta que hiciste algo que estuvo bien. Aprende cosas nuevas o haz cosas que alguna vez dejaste de lado. Escribe tus logros y ponlos en un lugar visible, te ayudará a recordar cada día que eres capaz de eso y más. Pero no te sobre exijas demasiado, los extremos no sirven de nada.
 
 

6. Enfrenta los miedos y siente poder

No hay peor cosa que vivir con miedo y no intentarlo jamás. Eres una persona fuerte y valiente, pero debes enfrentar eso que te da temor. Toma el control de tu vida y siente que tienes el poder sobre ti misma. No permitas que nada ni nadie te disminuya, acéptate como eres y sé consciente de ti misma.
 

7. Recuerda que esto es por ti

Ten presente que todo lo que haces no es para demostrar a los demás de lo que eres capaz, sino para demostrártelo a ti misma. Haz esto por ti y tu bienestar, hazlo para ser feliz porque lo mereces, hazlo porque la vida está hecha para aprender, reír y disfrutar. Hazlo porque tú sabes mejor que nadie cuánto vales. Quienes te aman se darán cuenta de tus cambios y se sentirán felices.
 
 
 
Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!