Vestir como una Kardashian es más positivo que nunca

 2476
Por Marta Moñiz agosto 26, 2017  más artículos

 

El look que define al clan Kardashian ha sido declarado símbolo de la diversidad corporal. Las prendas ajustadas y que marquen las ondulaciones de la anatomía, las preferidas de la familia más televisiva, se han convertido en las piezas usadas para reivindicar la confianza en el cuerpo femenino. 

La historia se remonta a la frase de Khloe Kardashian: “Quiero que todo el mundo se sienta a gusto en su propia piel. Que uses una talla 46 o una 52 no significa que te tengas que esconder”.  Con ella, se inauguraba una marca de ropa denim, Good American, que incluía desde la talla 30 hasta la 60. La buena acogida del público hizo facturar a la “hermana rubia” un millón de dólares en su primer día de venta. Lo que deja más que claro que “No todo el mundo desea ser una 32, 34 o 36”, tal y como protesta Khloe.

Su socia, Emma Grade, comentaba que el aumento de la oferta de tallas es lo último que queda por hacer en la industria de la moda: “Si podemos aportar nuestro granito de arena con productos bonitos en un surtido de tallas inclusivo, ¡misión cumplida!”.

Tras el indiscutible éxito que cosecharon sus skinny jeans, la firma incorpora ahora una nueva prenda amante de las curvas: el body. Otra muestra del retorno triunfal que esta ha experimentado en las últimas temporadas.

La nueva colección ya está disponible en la tienda online de la marca e incluye 11 piezas en distintas versiones, desde formas más atléticas con cuello redondo a otras más románticas y oscuras con los hombros al aire.

“Los bodies con tejanos son un clásico, un conjunto muy fácil de poner que funciona para todo el mundo tengas el tipo de cuerpo que tengas”, explica Emma Grade.

En Good American puedes encontrar además conjuntos que remiten al estilo pinup de los años 50, tan exhibido por las hermanas Kardashian. 

Moda a un lado, hemos sido testigos de otros mensajes feministas de la familia, esta vez pronunciados por Kim:

“Nunca entendí por qué la gente se preocupa tanto por lo que otros eligen hacer con sus vidas (…) No me drogo, raramente bebo, nunca he cometido un crimen, ¿y aún así soy un mal ejemplo por estar orgullosa de mi cuerpo? (…) Mi cuerpo me da fuerza. Mi sexualidad me da fuerza. Me da fuerza sentirme bien en mi piel. Me da fuerza mostrar al mundo mis flaquezas y no tener miedo de lo que puedan decir de mí. Espero poder alentar la misma fuerza a chicas y mujeres de todo el mundo”, escribía en las redes sociales tras ser criticada por publicar una foto desnuda en Instagram.

Tras la polémica desatada en este momento, la modelo Emily Ratajkowski se alzó para defenderla y juntas posaron en toples para reivindicar su libertad sexual.  

Para dejar claro el mensaje que se pretendía difundir con la imagen, Emily escribió en Twitter: “Somos más que solo nuestros cuerpos, pero eso no significa que tengamos que estar avergonzadas por ellos o por nuestra sexualidad. Aunque ser sexualizado por la mirada de la sociedad es humillante, debe haber un espacio en el que las mujeres pueden ser sexuales cuando eligen serlo”.

Marcar la silueta o exhibir el cuerpo no es una provocación, sino una simple muestra de confianza y amor por una misma. Lo dicen las Kardashian y lo aplaudimos las demás. ¿Estaremos a punto de conocer la cara más feminista del clan?

 

 

Antes de irte, recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!