Creador y musa: David y Eleonora. Dos estrellas de un firmamento que llora

 8113
Por Q junio 4, 2017  más artículos

 

Dos vidas unidas viajando en paralelo, dos almas gemelas, y un mismo y fatídico destino. Pequeña Eleonora, al final, él tampoco lo consiguió, no venció al enemigo que tanto daño te hizo, que no lo dejó avanzar, pues tu pérdida era aún más dolorosa que todas las intervenciones que tuvo que sufrir, mucho más dolorosa que toda la lucha llevada a cabo por ganar al cáncer.

Hoy es su luz la que se ha apagado en un firmamento plagado de injusticias, de momentos como este que nos hunden en la desesperanza, en la frustración e impotencia por no poder hacer más, por no hacer que las cosas avancen más rápido, por no poder seguir disfrutando de su autenticidad y singuralidad, su locura y su magia. Estrella Bimba, estas palabras ya te las dediqué a ti cuando el horror se apoderó de nuestras almas al saber que ya no estabas. Ahora, Eleonora, se las dedico a él, a tu David, a tu luz en muchos momentos de tu vida, al creador que te convirtió en su omnipresente musa, pero mucho antes, en compañera del viaje que es la vida, como amigos, como hermanos. Os ayudásteis, os apoyásteis en momentos muy jodidos, pero él no pudo soportarlo. Luchar sin ti fue lo más jodido. 

Por eso, hoy él ya ha cedido, ha dejado de luchar, de creer en conseguir acabar con ese asqueroso mal que se lo ha llevado, ese para el que la ciencia va demasiado lenta, ese que se lleva cada día demasiadas luces, demasiadas estrellas de un firmamento que se vacía, que se congela, que llora por todos vosotros y que nos recuerda, una noche más, lo triste que es el devenir de la vida, lo triste que es estar hoy y dejar de estar mañana, sin poder remediarlo, sin poder hacer nada, luchando contra una fuerza que nos doblega mucho antes de que nos haya dado tiempo a contraatacar.

Tu delfín ha dejado de nadar a contracorriente, se ha abandonado para encontrarte, para abrazarte. David, tu malageño del alma, el gran creador de la vanguardia más actual, está ahora contigo, a tu lado, observando ese mismo devenir, pero arropados por la manta que os cubre, la que ha tejido para vosotros el mayor genio que tanto os ha guiado en vuestro camino conjunto.

Yo,
yo quisiera que pudieras nadar
como los delfines,
como los delfines nadan.
Aunque nada,
nada nos mantenga unidos
podemos vencerles
por siempre jamás.
Oh, podemos ser héroes
por un día.

Héroes, David Bowie.

Vuestra lucha servirá de mucho, no lo dudéis. Seguiréis llenando de esperanza a muchas otros que caigan en las despiadadas garras del horror, de muchos otros que sentirán la necesidad de ayudar a parar esto, de ponerle solución, de verlo venir a tiempo, las ganas de dejarnos de trivialidades y de estar todos a una en LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER. 

Donde quiera que estéis (ojalá que unidos para toda la eternidad junto al otro gran David que tanto amáis y nos habéis hecho amar), nosotros aquí os recordaremos para siempre, a ti, pequeña Bimba y a tu delfín del alma, David. 

Foto de portada: pinterest