El mundo entre guerras

 2011
Por Nieve Cruda junio 9, 2017  más artículos
  

El mundo se encuentra en guerra, una guerra asimétrica donde no existen los frentes. No hay ejércitos, no hay facciones. Cualquiera puede ser el enemigo y cualquiera el objetivo. Las ideologías se extreman, los conflictos se disfrazan de religión. Nos despertamos con la idea de no vivir en el mundo que creíamos vivir. Después de cada atentado, en las cabezas de los ciudadanos surgen las siguientes preguntas: ¿Quiénes son esas personas? ¿Por qué nos odian? Los medios de comunicación y los líderes mundiales crean teorías basadas en el teorema del choque entre civilizaciones con el concepto erróneo de que el enemigo es algo indetectable, casi un fantasma que quiere acabar con nuestra sociedad occidental y sus valores democráticos. Las informaciones se opacan, la sensación de caos y el maltrato institucional nos envuelve. Transmiten la confusión e imprevisibilidad. Ya no estamos tranquilos en ninguna parte y menos en actividades grupales masivas. Pero la realidad de toda esta situación que nos rodea es que el enemigo somos nosotros, los civiles, el pueblo llano. No importa el país ni la cultura. Seas de Londres, Teherán, Kabul, Ankara, Boston…

Hace dos días, Theresa May dijo que cambiará las leyes de derechos humanos "si se interponen en el camino" en la lucha del país contra el terrorismo.

Miss May, Mister Trump o cualquier mandatari@ de cualquier país, recuerden por qué se creó la carta de derechos humanos. No se hizo para utilizarla en tiempos de paz donde todo es fácil, cómodo y bonito, sino para aplicarla en tiempos de guerra y conflicto entre naciones asegurando los derechos HUMANOS a todos los seres involucrados en las contiendas.

Y refuercen los pilares, los 4 pilares en los que se basó la estrategia contra el terrorismo resuelta por Naciones Unidas en el 2008 y revisada desde entonces cada dos años:

  •  Hacer frente a las condiciones que propician la propagación del terrorismo;
  •  Prevenir y combatir el terrorismo;
  •  Desarrollar la capacidad de los Estados Miembros para prevenir y combatir el terrorismo y fortalecer el papel del sistema de las Naciones Unidas al respecto;
  •  Garantizar el respeto universal de los derechos humanos y del estado de derecho como pilar fundamental de la lucha contra el terrorismo.

 

Es muy difícil hacer un análisis real de la situación cuando estamos aún embargados de emociones, de rabia, de tristeza e ira. Empatizamos, nos ponemos en el lugar del otro, sentimos un miedo parecido porque creo que es imposible alcanzar lo que esas personas han vivido. Pero si los recientes sucesos ocasionan un cambio en las normas que nos han regido hasta ahora de solidaridad, ayuda y cooperación…. podremos decir que los malos habrán ganado la partida.

El nuevo orden se quiere consolidar y no quiere encontrar oposición o divergencia alguna.

El nuevo orden quiere contar con nuestra docilidad y aprobación en pro de nuestra seguridad. Un mayor control de las comunicaciones, un mayor control de los individuos. Es fácil pensar que nos da igual porque no tenemos nada que ocultar. Pero llegará el día en que sí importe, porque el pensamiento de los hombres y mujeres libres siempre ha sido algo incómodo, algo que hay que modificar de una manera u otra, a las buenas o a las malas y que mejor que seas tú el que creas que estás eligiendo. Los servicios de inteligencia siempre han funcionado perfectamente, el caos aparente también es algo diseñado. Desde que surgieron redes como la Echelon y programas como Carnivore hace más de 20 años junto al control de la NSA, ellos saben hasta el último empaste que nos hemos hecho en una muela.

Nada pasa al azar, lo que ocurre es porque se ha permitido que ocurra. Este texto corresponde a la doctrina del dominio rápido creada por Harlan K. Ullman y James P. Wade en 1996 para la Universidad de Defensa de Estados Unidos:

"Afectar la voluntad, percepción y entendimiento del adversario para luchar o responder a nuestros fines políticos estratégicos a través de la imposición de un régimen de Shock y Pavor".

"Impondrá este abrumador nivel de shock y pavor contra un adversario en una base inmediata o suficientemente oportuna para paralizar su voluntad de soportar... Aprovechar el control del entorno y paralizar o sobrecargar las percepciones y el entendimiento de los eventos de un adversario tal que el enemigo sea incapaz de resistir en niveles tácticos o estratégicos". Blanco y en botella.

 

Y dejo estas preguntas en el aire para reflexionar...

Estados Unidos y la Unión Europea han firmado contratos millonarios, armando hasta los dientes a Qatar, Arabia Saudí y otros estados pertenecientes a la Unión de Emiratos Árabes. En el caso de Arabia Saudí se ha efectuado la mayor venta militar de la historia de Estados Unidos: 110.000 millones de dólares. Esta venta es atribuida a Jared Kushner, el yerno de Donald Trump.

Todo esto con el beneplácito de Turquía e Israel. Es conocido el apoyo a grupos terroristas por parte de algunos de estos estados. Apoyo económico y armamentístico.

¿Quién entrenó a los talibanes? ¿Quién entrenó a Isis y a los rebeldes Sirios y Libios? ¿Quién compra el petróleo y otras materias primas a Isis? ¿Por qué no se intervienen los paraísos fiscales que son la fuente de financiación del Estado Islámico? Y, por último, ¿qué lleva a personas nacidas en territorio occidental de tercera e incluso cuarta generación a radicalizarse y llegar a perder su propia vida sesgando la de otros y causando un dolor extremo a las víctimas, las familias de las víctimas, sus propias familias y nuestro tejido social?

Nuestras condolencias a las víctimas de todos los atentados ocurridos en todos los puntos del planeta.

 

Recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Fuentes: www.un.org

              www.cnnespanol.com

              www.infodefensa.com 

 
Foto de portada: pinterest