4 importantes razones para ser más asertiva

 2170
Por Editorial agosto 4, 2017  más artículos

 

Reconozcámoslo, ya no se trata solo de saber decir las cosas, pues para muchas, incluso el simple hecho de poder decir las cosas ya es todo un avance.

Se trata de conseguir que nos escuchen, que nos respeten, controlar nuestros vaivenes temperamentales cuando discutimos.

 

La forma de comunicación asertiva ha trascendido a todos los niveles y nadie duda ya de los beneficios personales y profesionales que trae consigo. Por eso hoy quiero revelarte 4 beneficios que la asertividad tiene una vez la dominamos:

 

1. Tu liderazgo y reputación profesional subirá como la espuma

 

Nadie quiere trabajar con alguien que pierde los papeles, con quienes gritan, con quienes usan el insulto como débil arma de confrontación. Seguro que ya te ha pasado, que ya lo has vivido. Bien sea porque has trabajado con alguien que te incomodaba hasta el extremo o bien porque tú misma lo percibes en ti.

¿Qué opinión te sugiere? ¿Respetas a estas personas o simplemente obedeces? 

Luego tenemos la otra cara, los que nunca dicen nada, los que se dejan llevar por todo, nunca opinan sobre nada, no se sabe si algo les parece mal o bien porque simplemente lo hacen. Son las llamadas personas pasivas y si eres una de ellas, ¡te entiendo perfectamente! ¡Tienes miedo a la reacción de los demás! Crees que no te tomarán en serio, que se reirán de ti. Crees que no lograrás convecer de nada nunca, por lo que prefieres quedarte calladita “no vaya a ser que metas la pata”.

¡Es hora de despertar! Tanto si eres agresiva como pasiva. Tienes mucho que aportar. Una vez domines la asertividad comenzarás a ser respetada, te seguirán, te pedirán opinión.

 

2. Todo el mundo querrá escucharte

¿Te imaginas que cuando pides hablar o reunirte todo el mundo está atento y receptivo? Eso es lo que conseguirás mejorando tu asertividad (y tu liderazgo con ello).

 

3. Se te respetará y se tomará en serio lo que dices

 

Es una verdad como una casa: solo respetamos y tomamos en serio a aquellos en quienes confiamos y nos hacen sentir cómodos.

 

4. Sentirás que tienes el control en todo momento

 

Me he encontrado con gente de todo tipo en la vida. Personas que pierden el control de una manera “enfermiza”, que son incapaces de decir algo sin agresividad en su voz y sin que haya insultos de por medio. Y personas que nunca dicen nada o muy pocas veces.

¿Crees que en ambos casos tienen el control sobre lo que hacen? ¡No! Los agresivos acaban con un nivel de estrés y nerviosismo que sufrirán un infarto o ictus tarde o temprano si no consigen calmarse. Y los pasivos acabarán a merced siempre de los demás, sin poder tomar sus propias decisiones.

¿Ves cómo la falta de control lo fastidia todo?

 

Colaboradora: Elia Hitos

 

Recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: pinterest