La teoría de los números mágicos

 1880
Por Editorial octubre 1, 2018  más artículos
 
Después de tantos años inmersa en esta sociedad, tal vez te hayas dejado un poco de lado. Y, es que hoy en día, parece ser que el autocuidado es una forma de revolución, una forma de ponerte por delante y también de ser capaz de tener relaciones plenas con otras personas.
 
Si estamos pendientes más de lo de fuera que de lo de dentro, si nos dejamos para luego, ¿cómo pretendemos tener una relación plena y satisfactoria con otra persona? Es muy difícil, por no decir imposible.
 
Para entender más este concepto, me gusta explicar la teoría de los números mágicos, o así la llamo yo. En una relación, puedes tener diferentes combinaciones:

1+1=1

1+1=2

1+1=3

La relación ideal es aquella en la que 1+1=3 y, esto es debido a que cada miembro de la relación debe estar por y para sí mism@, y después encontrarse en relación con el/la otr@. En la relación 1+1=1, las personas se olvidan de sí mismas y crean una fusión en la que solo existe la relación; y, en la relación 1+1=2, los miembros de la relación no se ven, aquí la persona no estaría en relación. Por ello, en psicoterapia se favorece el que la persona pueda estar consigo misma y, al mismo tiempo, crear una relación con el/la otr@ de forma satisfactoria.
 
 
A veces, nos empeñamos en satisfacer las necesidades de las personas que nos rodean, y se nos olvida que esta tarea es imposible si no satisfacemos nuestras necesidades en primer lugar.
 
En sesión, aparece constantemente este dilema: “quiero estar para mis hij@s, quiero darles amor y atención”; y ahí vamos, a la deriva y sin frenos, intentando dar amor a otr@s sin darnos amor a nosotras primero. Cuando nos olvidamos de darnos amor a nosotras mismas en primer lugar es muy difícil que podamos dar amor a otras personas.
 
Es curioso, a medida que las sesiones avanzan, la persona va siendo consciente de que si ella no se quiere a sí misma, si no se respeta, es muy difícil que reciba esto de la gente que le rodea. Aceptamos de otr@s lo que nos permitimos de nosotras mismas. Si nosotras nos tratamos bien, si nos damos amor, en cuanto alguien nos trate de una forma distinta, vamos a darnos cuenta.
 
Lo sé, son muchos años envuelta en mandatos y creencias. Está el miedo de caer en el egoísmo, pero si quieres estar para l@s otr@s, primero tendrás que aprender a estar contigo misma.
 
Claro que puedes estar con tus hij@s, tus amig@s... y darles atención, pero si no te tienes en cuenta amorosamente a ti misma, es muy complicado que puedas ofrecerles una relación enriquecedora. Al mismo tiempo, no solo es difícil que tú puedas ofrecerles (ya que no te ofreces a ti misma), sino que también va a interferir en tu capacidad de recibir amor de otras personas (porque primero es importante que sepas recibir amor de ti misma).
 
Si quieres aprender a recibir amor y aprender a dar amor, entonces una buena forma de comenzar este aprendizaje pueda ser el autocuidado.
 
Por todo esto, es esencial que te cuides, que te mimes, que te des tiempo y espacio para ti misma. A través de este camino, de descubrirte, de conocerte y de aprender a quererte, podrás empezar a descubrir a l@s otr@s, a conocerl@s y a aprender a quererles. Podrás empezar a relacionarte sin tanto ruido, ya que no hay mayor ejercicio meditativo que el encontrar tu centro, es decir, encontrar y descubrir qué es lo que te satisface y lo que necesitas.
 
 
 
Autora: Lara Knaggs
 
 
 
Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!