Que te quiera no significa que acepte tu pushing ball

 3503
Por Elisabet junio 19, 2017  más artículos

 

Que levante la mano aquel o aquella que nunca haya pagado su agobio con algún ser querido (Cri cri cri). Somos así, cuanto más queremos a una persona y esa persona más nos quiere, más libres nos sentimos de volcar nuestro estrés y nuestra frustración sobre ella, así como nuestro mal humor.

Y eso es algo que deberíamos controlar, porque seguro que no queremos llegar a ese momento en el que esa persona ya no esté con nosotros (porque no esté físicamente o porque se haya cansado de soportar nuestras tonterías) y no dejemos de sentirnos culpables por no haber disfrutado de los momentos juntos, de no haber intentado ser felices, de no dejar aparcados a un lado aquello que denominábamos “problema” y que eran una auténtica tontería comparado con el vacío que tenemos desde que ya no disfrutamos de su compañía. 

Es cierto: No valoramos lo que tenemos hasta que lo perdemos. Por eso, en valorar aquello que nos hace felices por encima de todo, sin tener que perderlo para apreciarlo, está una de las claves de la felicidad de las personas.

Es algo que ocurre con frecuencia: llegamos a casa tremendamente agobiados por el trabajo o los estudios (o ambos), sabiendo que tenemos un montón de cosas por hacer y viendo que no llegamos salvo que los días pasen a tener 30 horas… Y saltamos como una metralleta soltándolo todo. Nuestra madre nos deja la comida encima de la mesa y justo hoy no nos apetecía nada el suculento plato que lleva toda la mañana cocinando con todo su amor… Y le soltamos “¿otra vez esta mierda?” Zas… Directo a su corazón. Nuestra pareja nos espera para pasar un rato juntos, para conversar, pero el estrés que llevamos soportando todo el día se materializa en borderías y malos modales.  

Pero tenemos todavía munición para rato. Nuestro padre y hermanos nos preguntan que si vamos a hacer algún plan familiar este finde con toda su ilusión, y nosotros no tardamos en levantar una mirada desafiante alegando: “Primero, no tengo tiempo. Segundo, para hacer estos planes tan penosos no tendría tiempo ni aunque lo tuviera”. Y seguimos cenando esa “mierda” de plato con cara de pocos amigos.

Sin embargo, no todo ha terminado aquí. Luego llega el momento Whatsapp: Nuestro grupo de amigos está escribiendo con toda su ilusión hablando de los planes del finde, a lo que tu respondes con un eufórico “Conmigo no contéis, estoy de bajón. Pasadlo bien sin mí”, y por mucho que se pasen horas preguntándote los 30 contactos del grupo de Whatsapp, vas a seguir dejando la incógnita de qué es lo que te ocurre en el aire, porque ya se te han hinchado las pelotas de tanto dar explicaciones sobre tu estado de ánimo.

Y entonces tu pareja vuelve a insistir. Sí, esa persona que te hace la vida más bonita y que te telefonea para preocuparse por tu día y para iros a dormir con una sonrisa. Pero no, le dices que estás tremendamente agobiada, que no sabes lo que quieres, que necesitas tiempo para ti, que últimamente no estás nada contenta, y que estás pensando que a lo mejor te vendría bien un tiempo sola. Sí, te lo dices tú todo y ni tú misma te lo crees, más que nada porque tu interlocutor te produce mariposas en el estómago con solo sonreírte, pero te crees que tu horrible día irá mejor si te quitas problemas de en medio y estresas a la otra persona. Esto provoca que tu pareja empiece a sufrir con el tema del fin de la relación, y le causes a él/ella un malestar para sentirte mejor.


Y sí, dicho así, pareces un puto monstruo. Pero sabes que la gente que te quiere (padres, hermanos, amigos, pareja) se han preocupado por ti porque les importas por encima de todo, por encima de tus agobios, por encima de tu malgenio… Y tú deberías corresponderles con una sonrisa y sabiendo sobrellevar las situaciones mejor. Seguro que ellos también están tremendamente agobiados con sus trabajos y estudios, pero en lugar de volcarlo en los demás, saben dejarlo a un lado e intentar centrarse en lo verdaderamente importante.

Ahora no hace falta que te hundas y te machaques porque te sientes mal al abrir los ojos, no. Ahora es el momento de poder cambiarlo todo y de empezar a ser aquella persona que la gente que te quiere se merece que seas. 

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: pinterest