Tips para conciliar mejor el sueño

Por Elisabet junio 18, 2017  más artículos

 

Llevamos una vida frenética, y descansar es fundamental para resetear el estrés del día a día y levantarnos cada mañana llenos de energía para afrontar el nuevo día con todas nuestras fuerzas. 

Pero seguro que a todos os ha pasado alguna vez (y quizá para muchos sea vuestra tónica habitual) que os vais a dormir después de un día durísimo, en el que no habéis parado ni un solo minuto y estáis reventados, con una imperiosa necesidad de descansar, y no podéis dormir. De hecho, cada vez estáis más despiertos. Tenéis los ojos abiertos como platos, y ver cómo van pasando los minutos (y las horas), y automáticamente ir restando el tiempo que dormiremos si nos dormimos justo en ese instante, cada vez es más contraproducente, puesto que así solo conseguiremos que la ansiedad y la angustia nos venzan. 

 

Pues bien, aunque no hay nada como dormir estando cansado, aquí van unos tips ideales para conciliar mejor el sueño:

 

1. Utiliza la cama solo para dormir

 

Si utilizas la cama para estudiar, para ver la tele, para trabajar con el ordenador… Pasar tanto rato al día en la cama hace que la termines por aburrir y que, además, no la relaciones con el simple hecho de ir a dormir.

 

2. Ten una botella de agua y todo lo que necesites cerca de ti

Si tienes todo lo que necesitas cerca, no te vas a agobiar pensando “y si…” porque todo lo que puedes utilizar está a tu lado. Un botellín de agua, antifaz, tapones, cascos… Tenerlo todo bajo control ayuda.

 

3. No tomes cafeína en las 3 últimas horas antes de ir a dormir

 

Evidentemente, alterar al cuerpo con sustancias como la cafeína u otros refrescos como Red Bull o Monster hace muy difícil conciliar el sueño.

 

4. Aléjate del móvil

No tengas el móvil a mano y, si es posible, tampoco en la habitación, ya que en cuanto no puedas dormir, o cada vez que te despiertes, mirarás si tienes algúnWhatsApp nuevo y comprobarás las últimas actualizaciones de tus redes sociales, lo que hace que no termines de dormirte nunca o que te cueste mucho volver a dormirte.

Consejo: Intenta utilizar un despertador convencional (no el móvil) y así ya no tienes excusas para tenerlo en la habitación. ¡Ayuda y mucho!

 

5. Evita conversaciones y situaciones estresantes antes de irte a la cama

 

Ni se te ocurra ponerte a discutir con tus padres sobre si puedes ir a ese viaje que tanto te apetece, a hablar con tu novi@ sobre cómo queréis decorar el salón de vuestra nueva casa, o a discutir con tu marido / tu mujer sobre si el domingo iréis a comer a casa de tus suegros o no. Si te alteras y te vas a la cama enfadad@, estarás dándole vueltas a la cabeza a lo que ha ocurrido, y será imposible dormir.

 

6. Evita dormir siesta

Salvo que te levantes todos los días a las 6 de la mañana y duermas unas 5 horas cada noche, que entonces es lógico que lo hagas, intenta aguantar despierto toda la tarde y así por la noche tendrás mucho más sueño. Te dormirás antes y dormirás más horas.

 

7. Haz ejercicio regularmente

 

Un poquito de ejercicio al día, aunque sean 20 minutos de estiramientos, nos hace liberar endorfinas y sentirnos mucho mejor física y mentalmente, además de mucho más cansados para dormir del tirón.

 

8. No te vayas a dormir justo después de la cena

Si te vas a dormir justo después de cenar, te sentirás pesado y notarás que tienes la digestión a medio hacer. Así que quédate un rato viendo la tele o navegando por internet hasta que haya pasado al menos 1 hora, y ya después ve a dormir con tranquilidad.

 

9. Si el baño te relaja, toma uno después de cenar

 

Si, por el contrario, una ducha te activa, mejor que lo hagas por la mañana al levantarte.

 

10. Intenta que la habitación esté lo más oscura posible 

Evitar que entre luz natural hace que nuestro metabolismo no se altere, y que no podamos ver con claridad todo lo que hay en la habitación, favoreciendo que nos mantengamos con los ojos cerrados y que acabemos durmiendo.

 

11. Respira y piensa en cosas que te gusten para desconectar 

Si estás en la cama y no puedes dormir, lee un rato, piensa, dale alas a tu imaginación. Desconecta imaginando experiencias, vivencias alejadas de tu rutina diaria. Ejercita tu mente y vuela con ella. Es un poco como lo de contar ovejitas, pero añadiéndole un punto de creatividad.

 
¡Dulces sueños!

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: pinterest