Oda al café

 3948
Por Carmen Marrero junio 22, 2017  más artículos
 
 
Tu olor es de los pocos
que despierta mi corazón,
me desnuda el alma,
abraza cada rincón oculto
de mi cuerpo
y me llena de calor,
desde los labios
hasta los pies;
creándome.

Arte en taza,
esperando a ser
entendido,
útil,
apreciado;
lo eres para mí,
viejo amigo.

Redefines
el término de vida,
llenándome de esta
en cada uno de nuestros encuentros,
(que no son pocos).

No podría admirarte más,
y es que no es sencillo despertar
las pasiones del prójimo
sin hacer otra cosa que
simplemente ser
tal y como eres,
estar presente
tal y como lo estás;
un compañero
que me recuerda
todo aquello
de lo que soy capaz,
que me ayuda a acceder
al interior que
solo yo puedo controlar,
que me ayuda a ser.

Gracias por ser
el único elemento
de mi vida,
de mi alma,
de mis días,
que queda intacto.

Gracias por estar
y darme tu palabra
de que permanecerás,
cálido y fiel.

Gracias,
Café.
 
 
Recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!
Foto de portada: pinterest