Personas

 3348
Por Carmen Marrero mayo 20, 2017  más artículos

 

 

Me gustan las personas que caminan prácticamente sin rozar el suelo, como si la existencia de este no condicionara la suya misma, como si fueran capaces de volar utilizando su propia felicidad como alas.

Aquellos que se levantan
frente a las injusticias, que dicen "no" cuando hay que decirlo, que no se dejan pisotear.

Me gustan las personas cuyo enfado se transmite con una sola mirada, que prefieren no hacer uso de las sonrisas prefabricadas que tanto abundan hoy en día.

Me gustan las personas
que ríen a carcajadas cuando algo les hace realmente gracia, a las que no les podría importar menos que los de al lado les miren con ojos de jueces. ¿Pero no han oído el chiste? Y vuelven a reírse.

Me gustan las personas
que lloran sin temor cuando sienten que el peso del mundo es demasiado para que sus hombros lo aguanten un segundo más (pero pueden con él, pueden con el mundo y con mucho, muchísimo más).

Las que sueltan su tristeza en forma de lágrimas y deshacen sus nudos de garganta a base de notas musicales con el poder de comprender el daño que acumulan.

Me gustan las personas sin miedo a amar aunque nada sea certero, las que se tiran de cabeza sin nisiquiera saber si se enfrentan a una superficie o al mismísimo vacío. Pero se tiran, sin pensarlo dos veces, porque si no lo hacen ahora, ¿cuándo lo harán?

Me gustan las personas que sueñan despiertas, que no tienen miedo a contarte las historias que crean sus cabecitas cuando las ponen a pensar.

Aquellas que pueden pasar horas hablando acerca de cualquier tema que les apasione, con ansias de aprender, bañadas en curiosidad.

Me gustan las personas
que se centran en el ser, no en el aparentar.


 

Recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!