Los hipócritas

Por Deslenguada junio 12, 2017  más artículos
div> 
 
 
Sé quiénes sois, os calé hace tiempo, pero mi amabilidad y respeto no me hace caer tan bajo como vosotros. Sois los hipócritas, personas vacías, de vidas aburridas, que disfrutan cuando hablan de otros, cuando se alimentan de hurgar en los defectos de los que pecan ellos.
 
Os conozco bien. Sonreís a todos, pero vuestra curva, vuestro gesto, os delata.
 
Sois los hipócritas, falsas personas que se alimentan de la mierda de otros. O de la no mierda.
 
Eso es lo mejor, sois más vosotros cuando buscáis en lo más hondo de vuestra ruindad para atacar a la persona que odiáis, que envidiáis, que se sale de la media, y vosotros, absortos en la mediocridad, frustrados por no poder salir de ella, sacáis lo peor de dentro y hacéis daño. Insultáis, insinuáis, criticáis actuaciones, en definitiva, os alimentáis de vacíos pensamientos que solo en vosotros tienen sentido y, lo mejor de todo, es que yo, y los demás, lo sabemos. Sabemos quiénes sois. Las mentiras tienen las patas muy cortas, la falsedad también. 
 
Os delatáis con esa curvatura
de amabilidad arrastrada,
de superioridad no lograda,
de inmundicia y pena,
mucha pena.
La que dáis
vosotros.
 
Pero, yo sé quiénes sois, todos y cada uno de vosotros, los que vilipendiais el trabajo ajeno, los que habláis de más sin argumentos, sin hechos, pero que os sentís tan grandes en ese momento, tan importantes por la crítica perversa que lanzáis al mundo en contra de la persona odiada, que no pensáis aquello que vomitáis.
 
Sé muy bien quiénes soishipócritas, vacíos, inhumanos, irrespetuosos, insensibles, ruínes. 
 
Todo depende del asco que consigáis reunir para centrar vuestra frustración en esa persona que, obviamente, sobresale por encima de vuestras insignificantes existencias.
 
Sé quiénes sois, todos los sabemos. Dejad de hacer el ridículo. Las mentiras, y la falsedad, como ya sabéis, tienen las piernas muy muy cortas, y a la gente le encanta ir a contar lo que decís de las personas a las que aman y respetan, algo que vosotros difícilmente conseguiréis alguna vez.
 
Aprovechad vuestra energía en querer, en amar, en ayudar a los que tenéis cerca, en sumar, en lugar de restar. La vida así es mucho más hermosa y no sientes esa sensación de rencor y de soberbia que os caracteriza y que tan mala es para la salud, sobre todo, mental. 
 
Vivid y dejad vivir. Y si os sigue jodiendo que haya personas mejores que vosotros, haced algo por cambiarlo y sed vosotros también mejores personas. Así de fácil. 
 
 
 
Recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!
Foto de portada: pinterest