Feminismo en la música: ¡Riot Grrrl! No nacimos para musa sino para artista

 4680
Por Kollontai en Lesbos mayo 27, 2017  más artículos

El movimiento feminista Riot Grrrl, traducido como “revuelta de chicas”, surge a raíz de las protestas en la ciudad de Olympia (Washington, Estados Unidos) por la muerte de un salvadoreño en manos de la policía, durante la celebración del 5 de mayo. En ese momento, Jen Smith escribe a Allison Wolfe (ambas integrantes del grupo Bratmobile) diciendo algo así como “este verano será una revuelta de chicas” ("This summer’s going to be a girl riot") aunque hay otras teorías que apuntan a esta frase: “hay que empezar una revuelta de chicas” ("We need to start a girl riot").  Aparte de ese significado, Riot Grrrl era un grito de guerra, de rabia y de ira (expresado de manera onomatopéyica) sustituyendo el término Girl (chica) por Grrrl para evitar connotaciones sexistas. 

 

Se desconoce el instante exacto cuando se crea. Está ligado a la escena Punk, fue en este estilo precisamente, ya que les permitía expresar la opresión vivida como se refleja en la frase de Siouxsie Sioux: “La gente olvida que el punk era realmente bueno para las mujeres. Las motivó a coger una guitarra en vez de ser una cantante. Nos permitió ser agresivas”.  

 

Los hechos siguientes fueron caldo de cultivo y raíz para el movimiento Riot Grrrl:

  • Toman el legado de bandas de rock de los 70/80 como Patti Smith, The Runaways o The Splits… En el que se abordan temas feministas.
  • La  primera reunión en el parque Malcom X de Washington Dc, donde asistieron diferentes integrantes de bandas féminas.
  • La celebración del festival International Pop Underground Culture, que abrió con un día que solo tocaban bandas femeninas, organizado por K Records en Agosto de 1991 en Olympia (Washington, E.E.U.U).
  • La Creación del primer fanzine Jigsaw (1988) que analizaba la relación entre el feminismo y el punk en la zona del noroeste de EE.UU. que más tarde daría paso a otros fanzines como Bikini Kill.

 

En los fanzines tenían un claro espíritu “DIY”, hazlo tú mismo, se inspiraban en teorías feministas, trataban temas como la violación, el acoso callejero, el abuso etc. No solo se habla desde una perspectiva musical, sino que dio paso al testimonio de experiencias vitales de mujeres, lo que fue un empoderamiento de la mujer inaudito en otro estilo musical. Los fanzines eran una herramienta fundamental de difusión, totalmente autogestionada en la que estructuraba todo el movimiento. Buscaban su propia comunicación, alejado de los medios masivos que tergiversaban sus mensajes, de ahí que concedieran pocas o nulas entrevistas. A la vez que se construían talleres entorno a ellas, no solo en su elaboración, sino como medio para canalizar experiencias.

En el movimiento Riot Grrrl no solo se realizaban fanzines, sino que sus actividades iban ligadas a la comunicación, autodefensa, conciertos que se convirtieron en performances combativas, donde no se iniciaban hasta que todas las mujeres estuvieran en primera fila. A los hombres no se les dejaba entrar o bien tenían que ir vestidos de una determinada forma. Todo esto era una manera de crear espacios seguros para las mujeres y a la vez darle la importancia que el rock le había negado, ya que este está ligado a un claro falocentrismo, como bien diría Kim Gordon (bajista de Sonic Youth): “Bombardear el centro neurálgico de la falocracia del rock”.  

Ante tal eclosión cultural, las reacciones no se hicieron esperar. Hubo de todo tipo. Por una parte músicos que apoyaron como Kurt Cobain (Nirvana), Ian Mackaye (productor musical), Calvin Johnson, del grupo Beat Happening, que fue el impulsor del citado International Pop Convention con su jornada consagrada al rock hecho por mujeres. A la vez, la prensa desde su perspectiva paternalista, intentó ridiculizar los discos y fanzines por medio de artículos y reportajes. A pesar de la red tejida por el movimiento, empezó a desacelerarse bien porque no hubo una renovación de energías o por una inadaptación a los nuevos tiempos. Sin embargo, nos quedan los discos, las fanzines, reportajes, documentales, etc. Toda aquella riqueza cultural que nos han dejado y no debemos olvidar aparte de su influencia musical.

En definitiva, lo interesante del movimiento Riot Grrrl, es que rompía con los arquetipos femeninos del rock, pasar de ser la musa a ser la artista, de ser el poema a ser la poeta. Se animaba y alentaba a buscarse a ella misma, lo que transcendió más allá del movimiento musical, entroncando con las opresiones vividas por las mujeres, que se veían representadas e idenfiticadas, lo que sin lugar a dudas dio lugar al empoderamiento y la sororidad.

A modo de cierre, me quedo con la siguiente frase de Kathleen Hanna (miembro de Bikini Kill y Le Tigre) que resumen perfectamente el espíritu de aquel movimiento: “Te enseñan que la única forma de tener el poder de una estrella del rock como mujer es ser una groupie y desnudar tus pechos y ser la elegida de la noche. Aprendemos que la única forma de entrar en algún lugar es a través de un hombre. Y es, una mentira”.

 

Por si quieres saber más del tema, dejo una serie de recomendaciones:

Foto de portada: we heart it