La nueva conquista de las Américas: el peligro de las redes

 1774
Por Q abril 29, 2017  más artículos

 

El ser humano ha demostrado, una vez más, que conquista allá por donde pasa a base de machete, malas ideas, degeneración, repulsión, daño y sometimiento del más débil. Así avasallaron colonias, países enteros, continentes, los Estados Unidos de América y, como no, las redes, las últimas debilitadas, lapidadas y maltratadas por personas sin escrúpulos que las ensucian, las violan y las prostituyen en pos de la desigualdad, la violencia y el odio. 

Y ha tenido que llegar a España, por supuesto. Una vez más, un nuevo caso que da pena tener que comentar. Joder, si es que no nos libramos, si es que la sociedad está cayendo en saco roto y seguimos sin hacer nada. ¿Para qué está la Educación? ¿Para enseñar contenidos vacíos de libros vacíos? ¿Para añadir horas absurdas a las agendas de los alumnos y para dar prioridad a unas asignaturas sobre otras fundamentales para crear seres pensantes? Pues todo eso es lo que parece.

¿Por qué no enseñamos a nuestros jóvenes a combatir los problemas de las redes, a conocer los riesgos de la herramienta que tanto usamos, que forma ya parte de nuestro día a día? 

Pues por eso mismo, por no saber priorizar y educar en valores y centrarnos en las personas, hoy tenemos que ser partícipes del miedo que se viene infundiendo en los jóvenes por personas depravadas

Anoche comenzaba a recibir algunas preguntas de mis alumnos sobre la ya viralizada "Ballena Azul". Tenían miedo de buscar en la red por si podían acceder a sus ordenadores. Es tal el desconocimiento que los jóvenes son las presas más fáciles de captar para estos macabros juegos

Se han visto en los últimos días muchas noticias al respecto, pero indagando en la información terminamos llegando a un callejón sin salida que no nos esclarece si se trata de un bulo, una leyenda urbana o, si en realidad, el mundo se está yendo a la mierda.

Sea como fuere, esta historia está creando un gran revuelo social y ha llegado aquí. Comenzó en Rusia en 2013, pasando por países de América Latina (Brasil, Argentina, México, Venezuela) y, en estos días, hemos sabido que una chica está ingresada la unidad de Psiquiatría de un hospital de Barcelona por posible vinculación con el juego. Algunos medios apuntan a que estos retos podrían ser la causa de suicidios en varios países latinoamericanos, incluso se hablan ya de 130 casos solo en Rusia, aunque las autoridades de estos países no confirman nada. 

Los medios se hacen eco de la noticia como cierta, o supuesta en otros casos, escandalizan a la población, generando mayor odio hacia los posibles culpables, y sobre todo, generando incertidumbre, miedo y mayor desinformación, de ahí la necesidad de una mejora en la enseñanza del uso de estos medios teconológicos que pueden volverse en nuestra contra en manos de personas con conductas inhumanas. 

Un juego que, siendo realidad o simple invención con muy mala hostia, que se ha hecho viral, pues parece que disfrutamos haciendo virales el odio y la inducción al suicidio, parece que ahora la moda es propagar el mal sobre personas inocentes, que se las induce a realizar 50 pruebas que dan como fin la muerte del concursante

Mis chicos no saben cómo deben actuar ante esto, sienten pavor al pensar que alguien tras su teléfono móvil puede llegar a contactar con ellos y hacerles entrar en el juego sin su consentimiento. También, pasan audios informando sobre el "juego diabólico" desde otros países que están asustando a los chicos. Se cuenta que mandan links por Facebook y solicitudes de amistad que, si aceptas, te introduccen automáticamente en el juego. No puedes salir del juego y si quieres salir, atentan contra tus familiares. Toda una historia que recuerda a películas como Nerve, un juego sin reglas (2016). Otra tenebrosa información es que los que participan deben hacerse fotos de las pruebas y mandarlas, pero después deben borrarlas, lo que suena todo muy sospechoso, pues de haber envíos de fotos así, suponemos que la policía ya hubiera llegado a ellas. Es sospechoso también que, si todo esto es cierto, no lo tomen como prioritario e informen a las familias a todas horas, pues todos estamos en peligro. Parece una nueva forma de leyenda hilada con ninguna mayor intención que causar esta conmoción social, este sentimiento de que ya ni encerrado en tu casa estás a salvo si tienes la red wifi conectada...

Para combatir esta mala fiebre azul, se han creado campañas como la #Ballena Rosa o #Ballena Verde, un gesto bonito que nos ayuda a pensar que aún hay esperanza y que se ofrece como un juego de autoayuda, también con 50 retos muy distintos en cuanto a mensaje

No permitamos que nuestros jóvenes sean presa de estos malhechores, de estos juegos inconscientes que derivan en depresión, en acoso, bullying, ciberacoso, autolesiones, intentos de suicidios y, en muchos casos, la muerte. Visibilicemos este gran problema de la obsesión por las redes y el riesgo mismo que estas pueden originar como herramienta en las manos equivocadas. Sabiendo utilizarlo con cabeza, no dejándonos embaucar por gente con malas intenciones, será más fácil combatirlo y poder disfrutar de todo lo bueno que nos ofrece la red. 

El problema es que muchas veces, carecemos de juicio crítico para saber si estamos relacionándonos con la persona correcta. Para ello, no queda otra que hacer de todos nosotros, personas con cabeza, con conocimiento de los riesgos que hay ahí fuera, y con lógica para saber discernir entre el bien y el mal. Enseñar a valorar, a amar y a desechar el odio, el rencor, las malas intenciones y los juegos asquerosos que atrapan a los más débiles y desprotegidos ante este mundo sin alma.

 

 

 

Ya sabes, el problema no son las redes, sino aquellos seres ihumanos que las corrompen, violan y prostituyen en manos de otros delincuentes de la misma calaña. Por ello recomendamos a los padres:

  • Estar atentos ante cualquier comportamiento extraño de sus hijos (aislamiento, ansiedad, ocultamiento de información de sus equipos electrónicos).
  • Mantener la instrucción del uso de Internet (ser discreto con los datos personales).
  • Mantener la supervisión en el uso de las redes sociales.
  • Conocer las claves y códigos de seguridad de sus equipos.
  • Actualizarse en el manejo de las redes sociales.
  • Restringir el uso de celulares y tablets a niños menores de 12 años.
  • Hablar abierta y específicamente a sus hijos sobre este tema de "la ballena azul" y similares.

 

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

¡Gracias por su colaboración en la recogida de información y reflexión a Feministas en acción!

Foto de portada: Pinterest / Eugenia Loli