Frágil

 1967
Por Editorial mayo 3, 2017  más artículos

 

Frágil
como un vaso de cristal del todo a cien,
como la flor del almendro recién arrancada,
como la piel de un bebé,
como una cristalería de Bohemia embalada
bajo un cartel de "Frágil".

Frágil
como un helado de fresa ácida en mi boca,
como las caderas de una persona anciana
rodando escaleras abajo,
como una puta en su primer día de trabajo
nerviosa por no saber manejar bien los bajos.

Frágil,
como la espuma de una cerveza
apunto de ser soplada,
como una operación a corazón abierto
con los ojos cerrados,
como un barco de papel en la bañera,
como Juan cuando ve una ralla de cocaína
cada vez que riñe con Paulina.

Frágil,
como una niña bajo la lluvia
que llora porque no encuentra el camino
de vuelta a casa.

Frágil,
me siento frágil.

Y es que
si fueras tú el de las rajas en las mejillas,
si fueras tú el de las ballenas arponeadas,
pondría mis manos en forma de cuenco
bajo tu barbilla
para beberme todas tus penas,
como una niña en una fuente
con un hilito de agua
en una tarde de agosto.

 

Autora: Judith Rico

 

¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!
Foto de portada: twitter @albertsoloviev