Qué hacer cuando nos sentimos solos y perdidos

 4525
Por Elisabet mayo 17, 2017  más artículos

 

A todos nos ha pasado alguna vez o nos pasará. En la vida llega un momento en el que sientes que necesitas algo más, algo que te motive, algo que haga que te levantes como un rayo todos los días de la cama y con una sonrisa de oreja a oreja, algo que haga que tu vida cobre más sentido todavía. 

Y sí, a veces nos perdemos, no sabemos lo que queremos, pero sabemos que queremos ser felices, que todavía hay un trecho más de felicidad que podemos alcanzar. Las cosas se nos complican: tenemos muchas responsabilidades, mucho por estudiar o un trabajo (si lo tenemos) que no es lo que habíamos deseado, y pocas ganas y tiempo para disfrutar de lo que verdaderamente nos gusta y lo que nos hace felices. Y todo ello hace que entremos en un bucle de desgana continua, de hacer por hacer, de no tener ilusión para luchar por nuestros sueños… porque los hemos ido perdiendo por el camino.

Y esto no puede ser: la vida está hecha para disfrutar, no para quejarse constantemente. Para poder sobrevivir (salvo algunos pocos elegidos como Paris Hilton, que pueden vivir permanentemente de fiesta en fiesta en Ibiza) tenemos que trabajar, sí, y no siempre tenemos el trabajo de nuestros sueños. Pero, no por eso hay que tirar la toalla tan pronto. Hay que seguir trabajando y ganando el dinero que necesitamos para tirar hacia adelante, sin dejar de buscar y de formarnos para el trabajo de nuestros sueños. Porque sí, las oportunidades llegan, pero hay que saber estar alerta y no dejarlas pasar. 

Evidentemente, pasamos muchas horas del día trabajando, pero luego es cierto que siempre hay tiempo libre. Tener claro lo que nos gusta, lo que nos hace felices, nos permitirá optimizar el poco tiempo de ocio que nos queda. A quien le guste el gimnasio, que se mate a hacer flexiones; a quien le guste ir de tiendas, que se recorra todo el centro comercial; a quien le guste ir de cañas, que no tenga pereza y llame a sus amigos para pillarse unas birras y desconectar…

 Sin embargo, lo que le ocurre a muchas personas es que no saben lo que verdaderamente les gusta porque, hagan lo que hagan, nunca se sienten felices y siempre tienen la sensación de que, haciendo otra cosa diferente, serían más felices todavía. ¿Y cómo se soluciona eso? Muy sencillo, escuchándote a ti mismo y prestando más atención a tu día a día.

Y es que solo es eso: pararnos y observar. La vida pasa muy rápido y nos sumamos a esa vorágine sin meditar sobre lo que hacemos. Encendemos el piloto automático y ya no podemos parar. No obstante, esto no es siempre así. Echar el freno y meditar, respirando tranquilos, sin que nada nos moleste, conectando con nosotros mismos y con nuestra felicidad interior nos va a permitir saber qué es lo que nos haría ilusión en la vida, qué metas queremos tener, y qué es aquello que nos hace felices y que podemos hacer casi cada día para desconectar de nuestras obligaciones.

Tener todo eso especialmente claro será un chute de energía y felicidad que ayudará a que miremos todo con otra perspectiva, pensando desde una visión optimista que facilita que arreglemos nuestros problemas de forma mil veces más sencilla.

 

Así que no lo olvides: “La clave de tu felicidad la tienes tú mismo”

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: we heart it