El éxito está en tus manos

 2858
Por Elisabet mayo 28, 2017  más artículos

 

El éxito es algo relativo, es un concepto indefinido, es algo que nadie ve igual, algo completamente subjetivo. Hay personas para las que el éxito radica en ser felices todos los días, para las que es tener dinero, para la que es tener fama, para las que es formar su propia familia, para las que es encontrar el trabajo de sus sueños… De este modo, lo que importa es tu concepto de éxito: ¿Qué tendrías que conseguir para considerar que has tenido éxito en la vida? Ese es el primer paso ya que, una vez que lo sepas, solo tienes que luchar por ello, sin miedo a nada.

 

En realidad, muchos de nosotros estudiamos carreras en las que el 90% de las asignaturas nos parecen un auténtico aburrimiento, trabajamos en sitios para los que no nos hemos formado, pero lo hacemos porque no tenemos nada mejor… Sin embargo, lo más importante es saber reaccionar a tiempo, valorar qué nos aportan las situaciones actuales que vivimos y reconducirlas hacia un camino de éxito, un camino en el que la felicidad total será un ingrediente más de nuestra ilusión. Por ello, aquí van una serie de tips para intentar conseguir ese éxito que buscamos:

 

 1) Organización

La organización es fundamental. Tener en cuenta todas las tareas y cosas que queremos hacer, cuánto rato queremos dedicar a cada una, saber la urgencia de todas y cada una de ellas, y el nivel de satisfacción que nos produciría conseguirlas, es algo básico. Cuanto más te organices, por agobiante que parezca al principio tener que controlar cada segundo, más optimizarás tu tiempo y más se incrementará tu calidad de vida, ya que tendrás tiempo para todo (¡aunque no lo creas!). 

 

2) Sé inconformista y busca qué mejorar para ser más feliz

Si nos quedamos pensando que ya no podemos conseguir nada más, que hemos alcanzado el tope de felicidad y que la vida no puede ser mejor, estamos boicoteando nuestra propia felicidad. Piensa qué cambiarías de tu vida, cómo te haría más feliz ese cambio, qué necesitas para conseguirlo y ¡ponte manos a la obra!.

 

3) Utiliza todos tus recursos 

 

Muchas veces pensamos que todos nuestros recursos se resumen en dinero. No obstante, hay muchos más recursos que el propio numerario. Tira de amigos, de contactos, de personas que sepas que pueden ayudarte de alguna manera (hoy por ti, mañana por mí) y no tengas reparo en buscar apoyos, porque un esfuerzo conjunto es siempre mayor que la suma de los esfuerzos individuales.

 

4) No tengas miedo a lo desconocido

 

Tener miedo no sirve de nada, es una reacción ilógica: el miedo deberías tenerlo una vez que te hayas lanzado y esa situación te haya provocado vértigo. Hasta entonces, déjate llevar y disfruta, porque las mejores experiencias de la vida vienen cuando menos las esperabas.

 

5) Mantén una actitud positiva 

¡Siempre! Tener una actitud positiva te hace poder con todo. El truco está en sonreír, pensar que todo irá bien, que el optimismo sea nuestra filosofía de vida y tener siempre algo por lo que luchar.

 

6) Mentalízate y sé fuerte, no te vengas abajo a la primera de cambio 

Jamás. La gente que no se equivoca es porque no lo intenta. Intentarlo es el primer paso para empezar a conseguirlo, te caigas las veces que te caigas. No olvides esta frase: “No es lo que logras, es lo que superas hasta lograrlo”.

 

7) Potencia aquello que te hace especial 

Todos tenemos un don, algo que nos hace especiales y distintos a los demás. ¿Qué pasaría si Edison no hubiese dedicado su vida a la ciencia? ¿Y si Frida no hubiera decidido pintar su dolor? ¿Y si empezaras a hacer lo que te gusta? Pues que a lo mejor no tendríamos electricidad, que no conoceríamos el alma de la mujer que transmitió su arte al mundo y, que te sentirías completamente feliz. Busca aquello que te hace diferente y lucha por conseguirlo.

 

8) Sé eficiente

Hay cosas que hacemos en dos horas y podríamos hacer en media, y todo ese rato que perdemos lamentándonos por todo aquello que no hemos hecho o por el rato que hemos perdido, es tiempo que no vuelve. Aunque no te guste hacer ciertas cosas, ¡hazlas rápido y el mal rato pasará lo antes posible! Piensa que siempre habrá cosas que no te gusten demasiado, pero no por ello tienes que amargarte.

  

No lo olvides: “Pon una sonrisa, y moverás el mundo”

 

Y recuerda... ¡Si ayudarmos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: pinterest