Por qué no deberías obsesionarte con tu peso

 2101
Por Elisabet mayo 11, 2017  más artículos

 

Está demostrado: Cuanto más te obsesiones con algo, peor. Y lo mismo pasa con el peso. Da igual lo que peses, si te ves mal de forma continua o si siempre buscas mejorar (cuando estás perfecta), el problema es de autoestima o de obsesión compulsiva.

 

 

Una cosa es cuidarte, y otra es que tu vida gire en torno a tu peso: Si cuentas absolutamente cada caloría, si haces tanto deporte como para poner en peligro tu salud (teniendo en cuenta tus condiciones físicas, lo sedentaria que es tu rutina en la vida…), si te pesas todos los días (o, incluso, varias veces en un mismo día), tienes un problema y puede ser que te sucedan dos cosas:

- Que consigas tus objetivos, pero todo ello te cree una gran adicción a querer cada vez más y más, y por ello el problema se haga mayor.

- Que no consigas los resultados por tanta presión, y que al final la frustración te acabe pasando factura. 


La clave está en vivir la vida cuidándote, pero no vivir para cuidarte. Para conseguirlo, ahí os dejo unos consejos que pueden ser importantes para una vida sana y feliz, pero que no son obsesivos:

 

1. Intenta dormir lo suficiente

Lo ideal serían unas 8 horas diarias, aunque hay gente que con 7 tiene suficiente y otras que necesitan 9. Es difícil conseguir dormir 8 horas diarias con todas las obligaciones que tenemos y el poco tiempo libre que nos queda disponible, así que intenta que, si no es posible dormir estas 8 horas diarias, duermas una media de 8 horas diarias cada semana, aunque sea a costa de dormir 10 horas viernes y sábado (o recurriendo a la confortante siesta).

 

2. No fumes y no bebas

Muchas personas que necesitan un cigarro para sentirse completos o que si salen una noche se beben hasta el agua de los floreros. ¡ERROR! Aprender a salir sin beber, o sin beber mucho, es una virtud. Se permite el alcohol en ciertas proporciones (ej. Una copita de vino, una cerveza con los amigos…), pero evita pasarte si no quieres que te pase factura.

 

3. Siéntete guapa ¡SIEMPRE!

Aunque todas tenemos días que nos vemos peor, piensa que luego desde fuera todo el mundo te ve igual de guapa, y que son imaginaciones tuyas. 

 

4. Potencia tus atributos físicos

Cada mujer tiene aquello que la hace especialmente preciosa: Si tienes unos labios bonitos y carnosos, un pintalabios rojo te quitará todas las penas; si tienes un pecho bonito, un escote te alegrará el día; si tienes unas buenas piernas, una minifalda te hará sentir poderosa…

 

5. Haz deporte que te siente bien, atendiendo a tu vida y a tus necesidades

Es mejor hacer 15 minutos al día que hacer 2 horas y media un día a la semana.

 

6. Come de forma equilibrada

 

Ahora bien, comer de forma equilibrada no implica hacer dieta, sino simplemente comer la cantidad necesaria, cada 3 – 4 horas para evitar los atracones, y comer todo lo que quieras, pero compensando (Ej. Si un día te comes una pizza para comer, en la cena no te comas una hamburguesa para cenar, hazte algo de verduras o una ensaladita con carne a la plancha ¡y solucionado!). 

 

7. Y después de todos estos consejos, haz lo que te dé la gana y que no te importe la opinión de los demás sobre ti

 

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: pinterest / Debi Hasky