Esa maldita droga llamada inconformismo

 2543
Por Elisabet abril 26, 2017  más artículos

 

No. Ni éxtasis, ni LSD, ni cristal, ni ninguna de estas mierdas que te puedan ofrecer un sábado a las 4 de la mañana. La droga más peligrosa a la que se enfrenta la juventud actual es el inconformismo permanente. Algunos estaréis pensando que qué extremista soy, que cómo me gusta alarmar como si nada pero, a lo mejor, dejáis de pensarlo cuando os veáis reflejados en lo que voy a exponer.

 

 

El inconformismo permanente se caracteriza por el “siempre quiero más”: Que he sacado un 8 en un examen, no estoy contento porque podría haber sacado un 9 como han sacado otros compañeros; que me compro una chaqueta en una de mis tiendas favoritas, no lo termino de disfrutar porque no me he comprado también esos vaqueros que he visto, aunque tengo otros diez iguales en el armario y ni tan siquiera me los pongo; que en el trabajo me han mandado quedarme a hacer horas extras, me quejo por tener que trabajar más horas, pero luego bien que me gasto el dinero de las extras con toda la alegría del mundo; que voy a casa y tengo para comer verdura, no doy saltos de alegría porque ese día quería que mi madre adivinara por ciencia infusa que ese día quería pasta; que estoy un viernes de fiesta y mis amigos se van a las 4 a casa, digo que ha sido una porquería de noche porque nos hemos ido muy pronto y no hemos llegado a entrar en un after… Y así, sin parar. Los ejemplos son infinitos, y seguro que os habéis visto reflejados en todos o alguno de ellos.

Y es una pena absoluta, porque en lugar de alegrarnos por sacar un notable alto, de tener trabajo y de este modo ser económicamente independientes (o intentarlo), por poder comprarnos y estrenar ropa con frecuencia, por tener la suerte de tener algo que comer todos los días, de tener una madre que nos quiere con locura y que nos cocina con todo su amor, de valorar el hecho de pasar rato con nuestros amigos y de disfrutar de las horas que hemos pasado juntos… Lo que hacemos es quejarnos de aquello que no tenemos o que no hemos hecho.

 

Realmente la clave para ser felices en la vida está en saber disfrutar de cada momento, de exprimir cada segundo, de quedarnos con lo bueno, y de aceptar que no siempre las cosas serán como nosotros queramos que sean, pero que podemos darle la vuelta y disfrutar de cada situación, aunque no sea tal y como la planeamos. 

Esto nos pasa con mucha frecuencia: tenemos un plan ideado al minuto, y si algo falla nos venimos abajo y ya no tenemos ganas de afrontar que las circunstancias han cambiado, pero que eso no implica que cambien a peor. Simplemente nos dedicamos a decir que qué rabia que las cosas no hayan salido como queríamos, que qué decepción… Y entre queja y queja no valoramos los momentos únicos y mágicos que se pueden vivir cada segundo.

 

 

 

No lo olvides: “Solo depende de ti hacer de cada instante un momento único que guardar eternamente en tu memoria”

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: we heart it