Fuera de lo normal

 2356
Por María Fernández mayo 25, 2017  más artículos

 

 

 

Dibujaba en su mente
miles de sueños,
la miraba mal la gente
porque no tenía dueño.
 
Ella era libre, diferente,
una flor en medio del desierto
y poco prudente
en eso de estar en lo cierto.
 
Con la tolerancia
como el principal de sus principios,
con el maltrato
como principal enemigo,
con la sociedad en contra
por pasar el rato
en su casa frente al blog
escribiendo relatos.
 
No se sentía incomprendida,
no comprendía a los demás
y no le preocupaba estar sola
sino ver la soledad
del que dice no estar solo
pero que en realidad lo está.
 
Notaba la infelicidad
del preso mental,
apreciaba su libertad
y la suerte de no ser normal,
de no ser una más
sino una menos
entre todas esas personas
que solo desean el mal ajeno.
 
Vergüenza ajena es lo que siente,
lejos de ser una mentira la realidad
es una verdad que duele.
Y no puede ir a más su incredulidad
cuando ve las noticias en la tele,
donde importa más la vida
de una persona popular,
que la vida de tanta gente
que en las guerras la pierde. 
 
 
¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!
 
 
Foto de portada: Kathrin Honesta