¿De quién son las manos que fabrican la camiseta feminista de Stradivarius?

 3980
Por Claudia Sánchez abril 9, 2017  más artículos

 

Al principio yo también creía que era una genialidad. Y eso es lo que quieren que pensemos. Desde que el feminisimo se subió a la pasarela de la mano de Dior, la camiseta con el lema "We all should be feminists" se ha vuelto viral. Hace escasas semanas llegó la versión low cost a Stradivarius, una marca de Inditex, con un aire parecido: “Everybody should be feminist”. Y desde chicas de 13 años hasta las más adultas ya han visto, o comprado, una de estas. ¿Qué cool todo, no?

 

 

Pero, veamos el lado oscuro de esta prenda que ha conquistado nuestra ética y, sobretodo, nuestros bolsillos...

 

 
 

 

  • ¿Que es Inditex?

Es una multinacional que posee más de 152 mil empleados y opera más de 7000 tiendas en los cinco continentes bajo las marcas principales de Zara, Zara Home, Massimo Dutti, Pull & Bear, Bershka, Oysho, Uterqüe, Lefties y Stradivarius. Partiendo de ahí, empecemos con un par de datos: cerca del 44% de las y los trabajadores de esta multinacional son asiáticos. Además, subcontrata empresas en países en vías de desarrollo. Esto ya nos gusta menos ¿verdad? Hasta las ONGs han pedido más transparencia.

Con esto nos hacemos la idea de que el imperio de Amancio Ortega contrata en países en vías de desarrollo para usar mano de obra barata. Y, ¿cuál es la mano de obra más barata dentro de dichos países? ¡Bingo! Niñas y mujeres (entre otros), que, carentes de derechos y educación (se les niegan), cobran al día un salario no superior a los 2€ por jornadas laborales interminables en situaciones inhumanas. Ya hasta en los años 80, mientras el auge de Zara comenzaba a alzarse, Xesús Ron entrevistó empleadas de ese entonces: “Nos contaban su frustración e impotencia porque veían crecer un imperio mientras ellas seguían en la miseria.”

Para más inri, está mañana una seguidora (saludos desde aquí ❤️) me comentó que Springfield (del grupo Cortefiel) ha sacado una camiseta de ese estilo. Valiente yo, tecleé en el buscador de la tienda online y me encontré una modelo rubia ataviada de una camiseta rosa con flores donde ponía “GIRL PWR”. “Se están multiplicando como cucarachas”, pensé. No hay mejor halago que el plagio, y eso es lo que me preocupa. Primero Stradivarius, luego Springfield y, después,… ¿qué?

 

 

 

  • ¿Que tiene esto de feminista?

Nada. Es una táctica de marketing más, muy sucia de hecho. Pretenden, ante la ignorancia de muchos clientes, chuparle la sangre a luchas sociales como en este caso el Feminismo y usar su popularidad y su imagen como reclamo de ventas. No tiene más.

 

  • ¿Y qué hago ahora si quiero llevar camisetas así? 

Fácil. Hay muchas mujeres feministas que fabrican sus propias camisetas diseñadas por ellas de forma ecológica y libre, o tú misma puedes hacértelas.

 

  

Apoyemos a nuestras hermanas, no alimentemos al sistema capitalista y patriarcal con nuestro dinero. Nuestra lucha no está en venta. Y recuerda... 

... ¡Si quieres compartir y sumar, puedes!

 

Fuentes: público.es

               eldiario.es

Foto de portada: