La friendzone

 2729
Por Editorial abril 21, 2017  más artículos
 

La idea de que las mujeres debemos caer profundamente enamoradas por cada “buen tipo” que sea parte de nuestro círculo de amigos es ridícula. La friendzone no existe, las mujeres no le debemos nada.

Urban Dictionary define la friendzone como “lo que usted no puede alcanzar después de impresionar a una mujer que le gusta. Por lo general, es cuando la mujer dice: "eres un buen amigo". Así asociándose con largos días de sufrimiento al ver a su amada (crush) saltar de una mala relación a otra.”

Hasta cierto punto, la presunción de todos los hombres que afirman ser "friendzoneados" es que si un hombre dice estar interesado en una de sus amigas, ella está de alguna manera obligada a sentir lo mismo. Esta suposición es un problema por toda una serie de razones, pero la más importante es que ignora el factor de la elección. Toda persona tiene el derecho de decir "sí" o "no", sobre todo cuando se trata de elegir con quién involucrarse sentimental o sexualmente.  Aún nos hace falta entender que no existe una obligación tácita de que ese interés sea recíproco y si alguien te rechaza no los hace una persona horrible. Especialmente cuando esa persona es un amigo.

Subyacente a la promulgación del friendzoning está la idea de que una mujer que rechaza los acercamientos de sus amigos es una mala persona, principalmente por ver a estos hombres como lo que son, amigos. Las mujeres no tenemos ninguna obligación moral de corresponder el interés sexual o romántico de todo el que se nos acerque. Esto socava por completo la noción de las mujeres como personas autónomas, con el derecho a tomar sus propias decisiones y especialmente el derecho a ser autónomas en sus relaciones.

Si un individuo determina que está interesado en una mujer, hay algunos cursos de acción obvios. Si un hombre no se da cuenta de su interés en una mujer hasta que ya son amigos, él puede decirle cómo se siente. No hay nada de malo en esto. Lo que está mal es reaccionar ante el rechazo refiriéndose a la niña como una “puta” o una “perra” o hacer cualquier tipo de slut shaming, mientras estos “caballeros” aseguran ser unos "buenos tipos" que están injustamente atrapados en la friendzone.

Cuando un hombre se lamenta de los tres años que pierde en forma de amigo de una mujer, solo para ser rechazados románticamente al final de todo, se invalida la idea de que esta mujer podría valer más allá del sexo. Algunos hombres y también mujeres deben aprender que la recompensa de ser amigo de alguien no es el sexo, es la amistad.

 

Colaboradora externa: Carolina Chaparro

 

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: we heart it