Cómo dejar de procrastinar y comenzar a hacer las cosas

 2081
Por Editorial abril 28, 2017  más artículos

 

La procrastinación es el gran arte de dejar las cosas para luego. ¿Por qué lo hacemos? ¿Cómo lo evitamos? Está claro que procrastinar nos perjudica en todos los sentidos. Y siempre, siempre hay un trasfondo en este peligroso arte. Mientras das o no con el origen… Aquí tienes una pequeña ayuda para comenzar a hacer las cosas:

 

1. Empieza haciéndolo

Si siempre piensas en el trabajo y en todo lo que tienes que hacer para terminarlo, no serás capaz de lograr nada. Solo hazlo. En lugar de perder el tiempo, empieza a hacerlo. No te quedes viendo al reloj, y menos si tienes una fecha límite de entrega. Si pospones las cosas, te darás cuenta de que cada vez tienes menos tiempo para hacerlas e, incluso, hasta podrías cometer errores.

 

2. Divide las tareas grandes en partes pequeñas

Una de las razones por las que posponemos las tareas es porque las vemos tan grandes que serían imposibles de lograr. Para hacerlo más fácil, divídelas en partes. Si aún así te parecen abrumadoras, divídelas de nuevo en más partes. Se te harán tan fáciles y simples que inmediatamente comenzarás a trabajar sobre ello. Nunca sabrás por lo que tienes que pasar hasta que cumplas con cada una de las partes divididas, y así hasta lograr cumplir con el proyecto entero. Si empiezas de una manera simple y práctica, del mismo modo la terminarás.

 

3. Haz un Cronograma y una Lista de pendientes

Dividir el trabajo en pequeñas tareas incluye realizar un cronograma y una lista de pendientes para estar seguro de que podrás hacer todo en el tiempo adecuado. También tienes que ver cuál de ellas es más importante y darle prioridad sobre las demás. Recuerda que todo lo que escribas en el cronograma lo debes de cumplir para poder completar todo el proyecto. También puedes incluir plazos para cada tarea pero debes imponerte tú mismo tus propios plazos. Para asegurarte de que terminarás a tiempo, fija un plazo antes de la fecha límite con la que cuentas.

 

4. Busca un ambiente apto

Si ya sientes que estás cansado de estar sentado en la misma silla y de ver las mismas cosas en tu área de trabajo, es momento de salir a buscar un lugar diferente para trabajar. Hay veces que el entorno se vuelve un factor importante para la procrastinación. Busca un lugar donde te sientas inspirado y motivado. A lo mejor puedes llevar tu portátil a la playa y trabajar mientras escuchas las olas romperse y la brisa deliciosa del mar. O si no tienes playa a tu alcance, sal al parque, a tu patio o a la azotea de tu casa, el punto es claro: Inspírate y Despéjate.

Si no puedes cambiar de escenario porque tu trabajo ha de estar en un lugar fijo, sí o sí, prueba a cambiar un poco el orden de tu escritorio, añade alguna foto nueva, una figurita, flor o cualquier pequeño objeto que te guste.

 

6. Ten una compañía

Habrá momentos en los que sientas que necesitas trabajar con alguien o, simplemente, tener a alguien que te haga compañía mientras trabajas. No es necesario que esa persona trabaje en el mismo campo. Cualquier persona con la que te sientas cómodo puede hacer las cosas más fáciles. Puedes pedirle a un buen amigo que te acompañe y habláis mientras trabajas en algún diseño. Incluso alguien que haga lo mismo y que entre los dos os hagáis compañía, resultará beneficioso para ambos.

 

7. Enfrenta tu miedo

Se dice que la procrastinación es el miedo al éxito. Si pospones tanto las cosas probablemente es porque tienes miedo de llevar esa carga de responsabilidad para trabajar en un proyecto que, una vez terminado, te hará más exitoso que antes de desarrollarlo. Puedes no estar de acuerdo con esto, pero viéndolo en profundidad puede tener algo de razón. No tengas miedo de invertir tal esfuerzo, porque seguramente, al final estarás cosechando el fruto de tu trabajo. Si te preocupa cometer errores, solo vas a perder el tiempo preocupándote. Sé feliz con lo que estás haciendo y tendrás un buen rendimiento.

 

8. Acaba con las distracciones

Hay veces que no importa qué tan concentrado estés, puedes dejar de estar trabajando por ciertas distracciones de las que ni te das cuenta cuáles son. Acaba con aquello que te pueda llevar a procrastinar. Sé consciente de tus acciones. No te distraigas con correos y no te la pases revisando tus cuentas de Twitter, Facebook y demás. ¡Acaba de una vez por todas con las distracciones!

 

9. Identifica tus fortalezas y debilidades

Es muy útil conocer tus fortalezas y debilidades en tu desempeño laboral. Esto te ayuda precisamente a ser más eficiente y eficaz en tu trabajo. Conocer tu debilidad te ayudará a terminar con esta, e incluso convertirla en fortaleza si sabes justamente cómo manejar las cosas. Aprende a disciplinarte.

 

10. Evita el estrés

El estrés es una de las principales razones de la procrastinación. Si estás estresado no tendrás buen rendimiento mientras trabajas y terminarás posponiendo las cosas. Asegúrate de disfrutar tu trabajo, duerme suficiente, come saludable, practica algún deporte o ejercicio y haz uso de tu tiempo sabiamente. Cumplir con estas prácticas te harán verdaderamente disfrutar de tu trabajo. Sin duda alguna, si encuentras felicidad en lo que haces, serás capaz de hacerlo y terminarlo de una manera correcta e inmediata.

 

11. Termina tus tareas

Si no das el primer paso para empezar un proyecto, no serás capaz de terminarlo. Ni el proyecto ni cualquier otra cosa. No terminarlo solo va a empeorar las cosas, desperdiciarás todo el trabajo realizado anteriormente. Tampoco te la pases saltándote tareas. ¿Recuerdas que dividiste el trabajo en partes pequeñas? Termina una por una antes de concluir con la siguiente. Si no la terminas, tienes que regresar donde te quedaste.

 

Trata con todas tus fuerzas de aplicar estos tips para dejar de procrastinar. Te sentirás mejor y tendrás mayor motivación para hacer tu trabajo. En el momento en el que lo superes, te darás cuenta de que, sin duda, es mejor dejar de procrastinar y lograrás mucho más de lo usual.

 

Colaboradora: Elia Hitos

 

Recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: we heart it