La modelo Marisa Papen es detenida por desnudarse frente al Vaticano

 2053
Por Editorial diciembre 24, 2018  más artículos

 

Marisa Papen es una modelo belga que se ha hecho mundialmente conocida por fotografiarse desnuda en lugares sagrados, lo que le ha llevado a ser detenida en varias ocasiones y a recibir fuertes críticas por los sectores más conservadores. 

En 2017, la modelo fue arrestada después de que emulara desnuda la figura de la reina egipcia Neferati en las legendarias pirámides de Guiza y en el majestuoso Templo de Karnak (Egipto). Ella y su fotógrafo pasaron una noche en prisión en la ciudad de Luxor. En Turquía, apareció subiéndose el burka en la mezquita Hagia Sophia de Estambúl.

Dice que para empujar los límites de la religión y la política un poco más, ella va «rompiendo las paredes que han sido construidas para mantener a todas nuestras almas errantes bajo control». Es la frase que acompaña la polémica fotografía en la que aparece la modelo en la terraza de una casa situada delante del Muro de las Lamentaciones en Jerusalén

Tras la difusión de la imagen en las redes con el título «El muro de la vergüenza», Papen recibió muchos mensajes. En su mayoría, insultos. La respuesta más armada procedió del rabino Shmuel Rabinovich, quien declaró al periódico Yedioth Ahronoth que lo ocurrido era «un incidente vergonzoso, grave y lamentable, que ofende la santidad del sitio y los sentimientos de quienes visitan los lugares sagrados», a lo que la modelo respondió: «No tenía intención de ofender a la gente. Creo que deberíamos comenzar a darnos cuenta de que lo que estamos peleando no vale la pena luchar. Todo se basa en dinero, poder y religión. Olvidamos que debajo de nuestra ropa, todos somos iguales. Olvidamos que somos parte de la naturaleza y de un universo más grande y que todos estamos conectados. Tenemos que volver a reunirnos y dejar que el amor gobierne en lugar de la guerra».

La última vez que ha protagonizado una de sus esperadas puestas en escena ha sido en la Ciudad del Vaticano, donde posó como Dios la trajo al mundo mientras arrastraba una cruz en su hombro con la Basílica de San Pedro como telón de fondo. La modelo y su fotógrafo, el australiano Jesse Walker, estuvieron 10 horas encarcelados para posteriormente ser puestos en libertad. "Allí estábamos, de nuevo, tras las rejas en una pequeña celda con tierra y ceniza en el suelo. Jesse y yo nos miramos y nos echamos a reír", escribió en su página web.

También posó sentada sobre unos libros sagrados en la Plaza de San Pedro.

«El 3er Testamento: Estoy transmitiendo mi compasión por todos los que han sido víctimas de la iglesia. Sexualmente / mentalmente / físicamente...», escribió en su publicación de Instagram.

Ella lucha por un futuro mejor y todos sus ideales son los que les llevan a realizar este tipo de proyectos.

Marisa Papen cuenta ahora con 26 años y siempre se ha dedicado profesionalmente a generar polémica. Instagram le ha eliminado fotos e incuso le ha cerrado varias veces la cuenta por publicar contenido inapropiado para esta red social.

 Frente a la violencia, ella quiere responder con belleza, de ahí su mensaje directo: «Que el cuerpo es bello y que no debe ser sexual».

 

 

 

Fuente: elmundo.es

Foto de portada: Instagram Marisa Papen