Qué hacer cuando el miedo se apodera de ti y cómo superarlo

 4923
Por Elisabet abril 4, 2017  más artículos

 

Los miedos nos acompañan en muchos momentos de nuestra vida. Tener miedo no es algo malo, y cuanto antes lo aceptemos, mejor. A veces nos sentimos “bichos raros” por tener miedo a una cosa determinada, sobre todo cuando, al compararnos con personas que conocemos, ninguna de ellas lo tiene. Ahora bien, tenemos que empezar a entender que cada uno tenemos nuestros miedos, que todas las personas tienen miedo a algo, y que los miedos no son debilidades si aprendemos a afrontarlos. Ese será nuestro verdadero triunfo.

 

 

Costará, será difícil, pero poco a poco conseguirás superarlo o, al menos, poder vivir con ese miedo sin tener que alterar ciertos hábitos de tu vida para evitarlo. Y es que el miedo empieza a ser un problema y no una simple anécdota cuando altera tu día a día y hace que dejes de hacer ciertas cosas que te gustan.

 

 

 

Por eso, ¿qué es lo que NO debes hacer cuando tengas un miedo que te paralice?

  • Callártelo

Muchas veces nos callamos para evitar sentirnos inferiores, que los demás nos juzguen por tener un miedo “tan irracional” o porque creemos que no nos comprenderán. Error, y garrafal: Quien de verdad te quiere y a quien le importas te apoyará, así que valora a esas personas que están siempre contigo, en las buenas y en las malas. Contarlo es el primer paso para liberarte, sentirte comprendido y, a partir de ahí, tener el apoyo suficiente para superarlo. Además, muchas veces, contar el miedo que tenemos nos sirve para verlo desde otra perspectiva y reducirlo notablemente, ya que mientras lo estamos contando no estamos pendientes de la sensación que invade nuestro cuerpo.

 

  • Dejar de hacer lo que hacías antes

Dejarse vencer nunca es una opción, el miedo hay que enfrentarlo y que no nos impida ser felices. Si dejas de conducir porque le has cogido miedo al coche, si dejas de salir sola de casa porque tienes miedo de que alguien te haga daño… Es el momento de buscar una solución y de enfrentarse a ese miedo. En función de la intensidad del mismo, quizás deberías consultar a un especialista, pero lo que te dirá es que tienes que enfrentarte al mismo de forma progresiva. Por ejemplo, si le has cogido miedo al coche, empezar a conducir acompañada durante 5 minutos, alargando poco a poco los minutos que conduces, e intentando, una vez que cuando conduces acompañada ya lo haces tranquila, tener la fortaleza de coger tu coche sola de nuevo, y también de forma progresiva (primero trayectos cortos y, cuando lo tengas superado, ya conducir de forma habitual como hacías antes).

 

  • Sentirte mal por ello

Debes aceptarte tal y como eres, y si tienes miedo, lo afrontas y punto. Sentirte mal por ser como eres es una manera de tener una autoestima muy baja, y eso hay que evitarlo por encima de todo.

Y pensareis… Sí, es muy fácil decirlo, pero… ¿Cómo actúo en caso de tener una situación de miedo que me paraliza? Muy fácil… ¡Sigue estos pasos!

 

  1. Piensa que las sensaciones experimentadas son una exageración de las reacciones corporales al estrés, no son peligrosas, no pasará nada peor.
  2. No aumentes el pánico con pensamientos disparatados de lo que podría ocurrir. La mente en estos casos puede ser tu mejor aliada (si te ayuda a controlar el miedo) o tu peor enemiga (si te dejas llevar por las distorsiones sobre la realidad que es capaz de idear).
  3. Afronta el miedo, no huyas de él. Son unos minutos malos, pero si respiras y te enfrentas a él, pasará.
  4. Piensa en lo fuerte que te sentirás si superas este momento de nervios.
  5. Respira y observa cómo, al aceptar la situación, enfrentarte a tus miedos y no aumentarlos con pensamientos peores, va reduciéndose paulatinamente hasta desaparecer en su totalidad.


Recuerda... “No es lo que logras, es lo que superas”

 

¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: we heart it