La Bella y la Bestia, la película del Año 2017

 2593
Por FEM marzo 24, 2017  más artículos

 

Bill Condon es el encargado de traernos en esta ocasión la historia por todos conocida, aunque no por ello menos valorada, de La Bella y la Bestia en su versión más humanizada.

Encarnada en un reparto de lujo, esta versión del clásico de Disney (cuyo estreno acaba de cumplir 25 años) parece que no va a dejar indiferente a nadie. El cuidado en sus detalles en la filmografía, los diálogos fieles a la original y una animación espectacular es todo lo que podrás encontrar en las dos horas que dura esta maravilla.

Emma Watson, Dan Stevens, Luke Evans, Kevin Kline, Josh Gad, Ewan McGregor, Stanley Tucci, Audra McDonald, Gugu Mbatha-Raw, Hattie Morahan y Nathan Mack, Ian McKellen y Emma Thompson son todos los personajes de renombre que salen a lo largo de la película aportando su voz y su presencia.

La profundidad que se puede vivir va mucho más allá de lo que nuestros ojos pueden contemplar, pues la emoción de las canciones provocan vellos erizados y alguna que otra lagrimita desbordando, sobre todo si ya tienes unos años y la versión de Disney te alucina.

 

El amor por encima de todo luchando incluso contra escenarios oscuros y sombríos es lo que esperamos, pero no solo se queda aquí, pues la emoción de la música, la humanidad de los objetos animados, así como unos decorados realmente alucinantes hacen que en conjunto las emociones estén a flor de piel durante toda la historia.

 

 

Hay quien no ve más allá de la misma historia contada por otro director y otros actores, pero desde QFem ratificamos que merece la pena dejarte maravillar por un clásico renovado en el que la base de la historia permanece fiel a la original, pero sí hay detalles que la engrandecen.

 

La versión original de Disney se publicó en 1991 (España 1992) tras 3 años del trabajo de 600 personas. La historia está basada en la historia de la película de Jean Cocteau de 1946. La Bella y la Bestia fue la película número 30 de Disney y la primera película de animación en ser nominada a mejor película en los Oscar. Sus efectos visuales fueron toda una revolución en su época. Para la película se hicieron 1.295 fondos y 120.000 dibujos. Otra revolución es que la princesa es quien por primera vez salva al príncipe de su hechizo. En la vidriera del castillo aparece la frase ‘Vincit qui se vincit’ que significa ‘Vence el que se vence a sí mismo’, un resumen de la historia de la película y de la hermosa moraleja que la secunda.

 

Solo Bella viste de azul en el pueblo dejando claro que es totalmente diferente a los demás. Hay quien dice que está inspirado en Dorothy de El mago de Oz. Basaron sus rasgos físicos en Katherine Hepburn, sobre todo su peinado, mirada y rasgos. Es la única princesa que tiene los ojos color avellana.

 

El nombre de la Bestia es Adam. La Bestia es fruto de la mezcla de una gran variedad de animales: desde la melena de un león, la cabeza de un búfalo, las cejas de un gorila, los colmillos de un jabalí, el cuerpo de un oso, las patas y cola de un lobo y las orejas de una vaca.  

Al principio de la película, durante el prólogo, una voz en off cuenta que la rosa seguirá floreciendo hasta que el príncipe cumpla 21 años, edad en la que parece que el príncipe se queda congelado hasta la ansiosa llegada de Bella.

Chip es el único que llama a Bella por su nombre mientras que los demás se dirigen a ella como “mademoiselle”, “ella”, “la muchacha”. El juego de té más famoso de la historia del cine también vivió su momento de gloria en Tarzán. Fue cosa de Jane, que se llevó uno a la expedición que era idéntico al de La Bella y la Bestia.

 

La elección de los personajes en esta humanización ha sido todo un acierto. No podemos dejar de mencionar (ni de recordar) el papel seductor de Gastón protagonizado por el admirado Luke Evans que aporta esa pizca de guapura necia tan de moda hoy en día, lo que nos hace ver que los temas universales van mucho más allá del amor y la muerte.

Pero si alguien ha conseguido hacernos vibrar por completo, esta ha sido sin duda la gran Emma Watson, no solo por la expresividad que aporta al personaje de Bella, sino porque su halo, su espíritu, entra en perfecta armonía con el personaje, haciéndonos partícipes de la creación de una princesa que es capaz de perseguir sus sueños sin temor al que dirán y teniendo una humanidad mucho más desarrollada que cualquier otro de los personajes.

Su amor por los libros y lo que esto extraña a los demás puede seguir aplicándose a la actualidad, otro tema que se convierte en universal y que Disney se encarga de colarnos para que quien decida ver más allá de sus dibujos pueda reflexionar sobre si la falta de miedo de Bella ante la Bestia no es más que su cultura haciéndose visible. Es por esta misma reflexión por la que se nos enciende el ánimo al ver a Gastón diciéndole a Bella que "las mujeres no debemos leer porque podría hacernos pensar y eso es malo" y, cómo en la otra cara de la moneda, jugando el papel del ying contra el yang, encontramos a la dulce Bestia que con modales oxidados le pide a Bella que le lea un poco más.

No podemos terminar el artículo sin comentar el acierto del vestuario durante toda la película (Bella sale espectacular en todas sus versiones) y, en especial, en la escena del baile, lo que hace que el clásico no pierda actualidad porque, aunque la moraleja ya conocida por todos (aunque interiorizada por menos), dice que "la belleza está en el interior", Emma Watson ha conseguido que también reluzca en el exterior con todo su potencial. 

Quizás nos estemos adelantando, quizás no. Lo que sabemos es que esta historia nos ha emocionado. Q y Fem en el cine alucinando con cada escena, con cada gesto de Bella, con cada lección de lo hermoso del arte y de las historias de siempre y para siempre. Por eso, merece ser la Película del Año en QFem. 

Y recuerda... ¡Si ayudarnos a crecer quieres, compartir este post debes!

Foto de portada: we heart it